El Instituto de Protección y Bienestar Animal, IDPYBA, llevó a cabo una jornada de atención clínica palomas de plaza de la especie Columba livia, en el parque de Lourdes, ubicado en la localidad de Chapinero. Para el manejo y control de estas aves en Bogotá también incluye la utilización de un anticonceptivo de probada eficacia y seguridad para las palomas.

Se registró un promedio de 130 palomas en el lugar, de las cuales 39 fueron remitidas a la Unidad Distrital de Atención a Palomas, UDAP, debido a su grave estado de salud.La identificación y evaluación del estado físico de las palomas se hace con el objetivo de cuantificar las aves que necesitan atención veterinaria y mejorar su calidad de vida.

El conteo de estas aves se logra a partir de micro fotogramas de toma continua, de no más de 10 segundos por cuadrante, este es un proceso técnico que realizan los especialistas del Instituto de Protección.

Con las imágenes tomadas se hacen diagramas, se obtienen datos que nutren bases de datos y la información es almacenada en el sistema denominado ArcGIS para Autocad, que además ofrece la posibilidad de crear panorámicas hechas con fotografías específicas de las áreas donde se congregan las aves.

Las zonas en las que se registran más de 50 palomas se cataloga como un punto de concentración crítica en un espacio, con respecto a otras especies de avifauna silvestre, según los especialistas del IDPYBA.La sobrepoblación de palomas limita en gran medida su calidad de vida porque al reproducirse descontroladamente deben competir entre ellas y frente a otras especies por subsistir.

«De ahí que su control poblacional sea crucial para la sana convivencia de todas las formas de vida sea animal o vegetal en Bogotá”, dijo el biólogo Mauricio Cano, líder del equipo de especies sinantrópicas, es decir aquellas que se adaptan a la vida urbana, del IDYBA. El IDPYBA estructura en la actualidad este proyecto de esterilización quirúrgica de palomas macho mediante el proceso de vasectomía y con una técnica de laparoscopia que no genera mayores incomodidades o molestias a las aves.

Esta estrategia contemplada por la Secretaría de Ambiente para el manejo y control de estas aves en Bogotá también incluye la utilización de un anticonceptivo de probada eficacia y seguridad para las palomas. 

Mejorar la calidad de vida de las palomas también requiere de la cultura ciudadana

El IDPYBA no solo brinda atención veterinaria a las palomas sino que también realiza estrategias y campañas sociales cuyo objetivo es sensibilizar a la ciudadanía sobre la importancia de fijarse en las conductas que generan riesgo a estas aves y la manera correcta de relacionarse con ellas.
 
“En nuestros recorridos hemos advertido que muchas palomas están viviendo en muy malas condiciones, bien sea porque están infestadas de variados parásitos y tienen diagnósticos de virosis, bacteriosis y viruela aviar o bien porque presentan patas, picos o alas rotas», dijo el biólogo Mauricio Cano.

Adicionalmente, el biólogo precisó que las aves están sometidas a la contaminación ambiental del aire y al consumo de basuras, restos de comida que la gente les arroja y al agua sucia de alcantarillas, caños o charcos que se forman tras la limpieza de establecimientos comerciales. 

También dijo que se ha encontrado que muchos de sus nidos están hechos con pelos humanos y palitos de colombinas, es por ello que en lo corrido de 2021 se ha capacitado a 90 vigías ambientales en Bosa y en los próximos días en La Candelaria y Santa Fe, para llevar un mensaje de conciencia y cuidado a la ciudadanía.

Imagen de palomas

A las palomas les gusta mucho estar en las plazas porque son espacios abiertos, de fácil acceso y atraídas por la comida que les brindan las personas.

“Frente a las palomas hay distintas concepciones y comportamientos. Hay quienes las aman y al darles comida lo que logran es engordarlas e impactar de manera negativa en su salud, causándoles daños en su sistema gastrointestinal», dijo Cano.

Por otra parte están quienes las odian y quieren acabar con su vida de múltiples maneras. Sin embargo, el mensaje crucial es que es importante tener claro que las palomas son seres vivos que deben vivir libremente.

Apoyo y fotografía: Prensa Alcaldía Bogotá