El sitio de encuentro es la plazoleta frente de la Secretaría de Educación de Bogotá a las 9:00 a.m.

El paro es organizado por la Asociación Distrital de Educadores porque, según la entidad, las condiciones epidemiológicas para el retorno a clases no son las mejores.

El paro de maestros es por 24 horas y es motivado por el regreso progresivo de los colegios públicos a clases presenciales y en alternancia que realiza la Secretaría de Educación de Bogotá, pese a la negativa de los profesores agremiados ante los riesgos de contagio que esto pueda generar.

El presidente de la ADE, William Agudelo, dijo que “ante la situación que se viene dando en Bogotá, las presiones indebidas de la secretaria de Educación y algunos directores y rectores locales, hemos decidido hacer el paro. No vamos a permitir que bajo la presión de que el 12 de abril todos los colegios tienen que estar en clases, cuando la pandemia está difícil, viene aumentando los colegios y cada vez hay más sectores saliendo a las calles”.

El gremio está inquieto desde que se empezó a hablar del regreso gradual a los colegios, en octubre del año pasado; los maestros han insistido en que no volverán hasta que no se garantice una reducción en los niveles de contagio, medidas de seguridad en las instituciones, más allá del gel y el tapabocas, así como la evaluación de otras condiciones como el contrato de profesores, dado que al menos el 30 % de la planta distrital es mayor de 60 años y/o tienen alguna comorbilidad.

Finalmente, Eduar Poveda, representante de la Mesa de Padres, Madres y Cuidadores, que se unió al paro de 24 horas, señala que hay muchas inconsistencias con respecto a las 43 solicitudes que le hicieron a la Secretaría de Educación. “No hay doliente de la responsabilidad de contagio y todos se están librando a través de un consentimiento informado que está vulnerando el derecho fundamental de la vida. Lo más importante es que queremos respuestas de resultados”.