Problemas de salubridad y proliferación de roedores perjudican a la comunidad del sector de Ducales en la comuna uno, debido a la invasión de un lote en el que se dispone de forma inadecuada reciclaje de todo tipo, se realizan quemas de residuos y se mantienen vehículos de tracción animal.


lote-reciclaje-soacha

lote-reciclaje-soacha

Un año y dos meses cumple la comunidad del barrio El Salitre y los residentes de la urbanización San Telmo con la invasión de un lote que antes pertenecía a un tramo de la carretera de acceso a al conjunto y que facilitaba el tránsito de vehículos por el sitio. A mediados de 2015 un grupo de individuos se adueñó del lugar y lo encerró para empezar a acumular desechos y usarlo como parqueadero clandestino.

“Hace más de un año el lote era usado por toda la comunidad del sector y nunca se presentó ninguna clase de inconveniente, pero las personas que se adueñaron del mismo al principio improvisaron un parqueadero y con esa fachada también empezaron a ejercer otros usos en el espacio, situación que nos ha perjudicado en gran medida porque representa una amenaza para la salud de todos, principalmente de los niños y adultos mayores”, resaltó Freddy Páez, habitante del sector.

El sitio actualmente es usado por los invasores para el almacenamiento de reciclaje y la permanencia de vehículos de tracción animal. La disposición inadecuada del material ha incrementado de forma preocupante la proliferación de plagas; como ratas, sancudos, moscas y malos olores que influyen en la salud de los habitantes perjudicados.

“Más allá del mal olor, esto representa un peligro para todos, puesto que el reciclaje que ahí manejan al descomponerse por sí solo genera un gas que empieza a generar molestia en la garganta de las personas más cercanas. Los animales de carga que tienen ahí viven entre sus heces, las cuales al descomponerse también contaminan el entorno. Todas las personas que viven cerca están respirando constantemente una mezcla de desechos tóxicos y bacterias que ya están generando problemas de salud en los más vulnerables”, explicó Venancio Domínguez, residente afectado.

Uno de los hechos que agrava la situación para todos los vecinos perjudicados es el manejo final que los invasores dan al material de reciclaje que no tiene ningún uso, pues sacan montañas de desechos y los queman en plena vía de acceso a la urbanización. De acuerdo con los afectados, dicha quema produce fuertes olores que generan malestar en todo el sector. El humo trae consigo molestias para los residentes y aumento en la contaminación del entorno que llega a generar molestias durante días.

De acuerdo con la comunidad, la situación con los invasores empeora día tras día. “En varias ocasiones les hemos pedido que por lo menos no realicen la quema de los residuos, que busquen otras formas de deshacerse de aquello que nos les sirve, puesto que están generando una grave afectación para todos. Aunque no responden con total agresividad, tampoco muestran disposición ni respeto por la salud de la comunidad. Han sido varios los llamados que hemos hecho al cuadrante de la policía cuando nos percatamos de la actividad, sin embargo hasta el momento no ha sido posible que nos colaboren”, concluyó un miembro de la comunidad que prefirió reservar su identidad.