La fundación Sembrando Cultura surgió hace 7 años por la necesidad de gestionar procesos deportivos y culturales en el corregimiento 2, vereda El  Charquito de Soacha, debido a que este territorio tiene un bajo acceso a temas de esparcimiento, recreación y deportes.

La fundación empezó a tejer sus hilos gracias a un grupo de amigos con vocación para el servicio social;  ellos mediante reuniones acordaron iniciar trabajos con la comunidad de El Charquito haciendo en primera medida teatro. «Fue un proceso muy empírico de propuestas de los mismos participantes y nace porque esta vereda tiene una distancia física y se puede decir también que el gobierno en general no tiene intensiones muy fuertes con esta población», recordó Daniel Rodríguez, edil corregimiento 2.

Uno de los frutos que germinó de la organización social fue  la escuela de formación de fútbol Sembrando Semillas. «Lo que realmente  buscamos con este primer escenario es consolidar  procesos en deporte y cultura, no solo enseñar una modalidad, sino que en equipo todos hagan lo que les gusta», expresó Rodríguez.

El objetivo general es que la fundación Sembrando Cultura tenga su personería jurídica que los catalogue como fundación social, con la intensión de que los mismos miembros, quienes empezaron a incluirse en este proyecto social, que hoy día ya son profesionales, sean el presidente, vicepresidente y delegados legales, para que tenga un sentido de pertenencia con su territorio.

 La mayoría de programas se frenan por falta de recursos; una de las propuestas es crear las ligas deportivas en Soacha para generar turismo, trabajo y sentido de pertenencia.

«Es una fundación sin ánimo de lucro, los materiales se compran entre ellos mismos. Es la inversión y espacio de realizar función cultural y deportiva. Yo conozco el proceso, soy entrenador  y este proceso sirve para el  cambio social, tanto de los niños como de los padres y del mismo gobierno», mencionó el vocero de la fundación.

Entre tanto, la Institución Educativa Eugenio Díaz Castro le abrió las puertas al proyecto social, cultural y deportivo en donde el año pasado por primera vez se realizó el primer festival de biodiversidad en el Charquito, donde se aprendió sobre flora y fauna. «A estas actividades se han vinculado niños desde los 4 añitos y también hemos fortalecido lazos con el adulto mayor en donde hemos hecho encuentros de lectura de abuelos para infantes  y viceversa», comentó Rodríguez.

Finalmente, el mensaje que emite la fundación es: “Se sabe que casi todos los proyectos se frenan por falta de recursos; por eso una de las propuestas es generar las ligas deportivas en Soacha para incentivar  turismo, trabajo y sentido de pertenecía, no es decir necesito que me financien,  sino que nos abran espacios de encuentro y reconocimiento porque Soacha no es solo la parte urbana, y El Charquito a pesar de pasar por el peaje, hace parte del municipio; además se quiere expandir el programa a Sibaté”.