El exgobernador vive desde hace 10 años en España, pero fue capturado en este país por 5 delitos, entre ellos tráfico de personas y lavado de activos.

La captura fue confirmada por las autoridades colombianas, aunque precisaron que el político ya lleva 11 días preso en Barcelona, España.

Ardila se fue a ese país luego de que en Colombia estuviera privado de la libertad entre 2007 y 2010 por corrupción, pero ahora lo retuvieron en España señalado de varios delitos: abuso sexual, trata de seres humanos con fines de explotación laboral, delito contra hacienda pública, blanqueo de capitales, delito contra medio ambiente y delito contra la seguridad vial.

Lo que se conoce de su actuar en el país ibérico es que desde 2019 las autoridades le seguían el rastro por sus excentricidades y conducta oscura, incluso tenía denuncias por explotación laboral, una de ellas puesta por una de sus propias empleadas.

Pablo Ardila y su padre Jaime Ardila, propietario del periódico El Espacio, se trasladaron a España, incluso lo que se dice es que el exgobernador cuando vivía en Bogotá tenía en su vivienda animales disecados y pieles que luego llevó al país europeo, pero allí le exigieron justificar su tenencia, y ahora está metido en líos por presuntos delitos contra el medio ambiente.

Además, las autoridades investigan sus bienes, ya que poseía varios autos de alta gama y una vivienda ostentosa, lo que llamó la atención de las autoridades judiciales de ese país.  Hoy, el exgobernador está privado de la libertad en el centro penitenciario de Brian 1-Cataluña.

Pablo Ardila fue gobernador de Cundinamarca entre los años 2004 y 2007, reemplazando al entonces mandatario Álvaro Cruz. Sin embargo, durante su periodo se vio salpicado por un escándalo de enriquecimiento ilícito debido a presuntas irregularidades en la explotación de minas en el municipio de Ricaurte (Cundinamarca), por este motivo fue capturado y privado de la libertad.  

Pero en ese entonces Ardila fue acusado de otras irregularidades, como por ejemplo un convenio con la Universidad de Cartagena relacionado con los diseños de sistemas de riego de agua en tres municipios del departamento.

Finalmente, y tras pagar casa por cárcel durante cerca de tres años, Pablo Ardila superó sus problemas con la justicia colombiana y se trasladó a España junto a su padre, quien en 2013 le vendió el periódico El Espacio al empresario Roberto Esper, dueño del diario La Libertad de Barranquilla, y de varias emisoras radiales en la costa caribe.

El padre de Pablo Ardila falleció en Barcelona en 2019 cuando había cumplido 100 años de vida, y hoy el exgobernador enfrenta serios líos con la justicia española.