Como histórica fue catalogada la jornada en la que Cundinamarca firmó el Pacto por la Tierra en el municipio de Fusagasugá junto a la Unidad de Restitución de Tierras y la Agencia Nacional de Tierras, para devolverles la esperanza a aquellas familias que han sufrido, por años, el rigor de la violencia y despojo de sus territorios.


“Después de años de violencia, hoy es un día histórico para que nuestros campesinos sean dueños de sus predios; crearemos un Comité Interinstitucional para hacer seguimiento a todos los procesos, acción que es un ejemplo para el país en el que le decimos que estamos comprometidos con la restitución de la tierra, un bien esencial para mis queridos cundinamarqueses”, señaló el gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey Ángel.

La restitución de tierras se constituye en el paso fundamental para construir la paz territorial; devolverle la tierra a sus dueños y les brinda la oportunidad de participar en diferentes programas de inversión y acceso al crédito.

En este escenario, el Gobierno Nacional hizo la entrega de «Tierras por la Paz» a 59 familias restituidas en los municipios de Fusagasugá, Silvania y La Palma, presentando formalmente la sentencia, que así lo ordena, a dos de sus representantes.

Adicionalmente, se entregaron recursos por un monto de $270 millones para desarrollar proyectos productivos en beneficio de las familias beneficiadas con el fallo de restitución de tierras.

Algunas cifras

De acuerdo con las cifras del Gobierno Nacional, en Fusagasugá existen 1.313 (12 %) predios rurales que aún no cuentan con título de propiedad, y en Cundinamarca 48 % de las tierras se encuentran en la misma situación.

Los alcaldes expresaron la necesidad de avanzar en la restitución y titulación de tierras, que tanto bien le hace a las comunidades que han sufrido desplazamiento y despojo de sus terrenos.

Durante el evento, los directores de las entidades explicaron los alcances del punto 1 de los acuerdos de La Habana (Cuba), sobre Reforma Rural Integral, en los que se evidencia el anhelo y compromiso de devolverle la tierra a sus dueños originales, como una manera de avanzar en la reparación integral y como puerta a nuevas oportunidades que llevarán a Cundinamarca a ser el primer departamento posconflicto del país, con inversión, desarrollo y equidad.

Al compromiso del gran pacto por la paz, además de los altos representantes del Gobierno Nacional, y más de 30 alcaldes municipales, también asistieron el Representante a la Cámara, Alfredo Molina; el diputado a la Asamblea, Pedro Aníbal Cárdenas, además de miembros de las Fuerzas Militares y de Policía, concejales de la provincia del Sumapaz, líderes comunales y la comunidad en general.

Fuente: Gobernación de Cundinamarca