Atendiendo las normas vigentes la parroquia de Sibaté procederá a realizar la remodelación del cementerio central del municipio. Las familias que posean bóvedas y osarios en este lugar deben acercarse a la parroquia para realizar los trámites correspondientes al traslado de los restos de seres queridos enterrados allí.


En este momento y desde hace dos años en el cementerio de Sibaté no se permite depositar los cuerpos de las personas fallecidas en el municipio en tierra, sólo en bóveda nueva esto debido a que en el mes de junio se empezarán a demoler las bóvedas antiguas, para dar paso a construcción de nuevas.

“Desde hace algunos años los Ministerio de Protección social y Medio Ambiente tomaron control de los cementerios en Colombia. En Sibaté ordenaron cerrar el cementerio J. Vargas y el de la Colonia, el central del municipio no recibió la misma orden, pero los entes pidieron una remodelación y si esta no se cumple se cerrará el cementerio”, explicó el sacerdote perteneciente a la parroquia de Sibaté, José Ilario Ibanchi.

Es importante destacar que en el cementerio de Sibaté hay muchos mausoleos y osarios privados que pertenecen a grupos familiares, por esta razón la parroquia invita a los propietarios a acercarse a la parroquia para que elijan dentro de las nuevas bóvedas cuáles pasarán a ser parte de cada familia. Todo el trámite se realiza directamente desde el despacho parroquial.

“Es el momento de sacar los restos de los seres queridos y acercarse a la parroquia para dialogar con el párroco y la secretaria para decidir qué hacer con estos restos”, recalcó el padre Ibanchi.

Por otra parte, el padre José Ilario explicó que los restos que no sean reclamados serán llevados a una fosa común.