Dos meses después de que el Director de Transporte de Soacha , Jaime Ramírez, anunciara la realización de operativos para controlar estas dos problemáticas en este y otros sectores de Soacha, la comunidad manifiesta que la situación continúa sin muestra alguna de una posible solución.


La alta velocidad con la que transitan los vehículos que a diario pasan por las calles del barrio, la presencia de automotores de carga pesada que usan las vías internas como alternativa a la Autopista sur, y como si fuera poco la presencia de vendedores ambulantes que se ubican en los andenes, constituyen una compleja problemática que afecta la comodidad y la calidad de vida de las personas que viven en La Amistad.

“Yo personalmente he requerido a las autoridades en varias ocasiones para que nos ayuden a controlar esto, pero no me han hecho caso. Sólo prestan atención al problema cuando hay un accidente, porque de lo contrario no se hace nada. Acá han ocurrido muchos accidentes porque la señalización es nula, se debe hacer un control a los vehículos de carga pesada porque las vías del barrio están acabadas, teniendo en cuenta que las personas también corren un gran riesgo”, explicó Luis Hernando Cruz, Presidente de la JAC de La Amistad y Edil de la comuna dos.

“Últimamente hay mucho flujo vehicular en el barrio por las obras de la Autopista, además hay presencia de vendedores ambulantes y mucho parqueo de carros. Acá tenemos una doble vía y no hay la señalización adecuada, por lo tanto necesitamos de la colaboración de todos los vecinos para que el tráfico se despeje. Los vehículos pasan a velocidades muy altas, por eso es urgente que se instalen reductores de velocidad, a fin de evitar accidentes en este sitio, pues ya han ocurrido muchos incidentes”, agregó Luis González, habitante del barrio.

“La problemática en El Nogal y La Amistad es grave, todo el tráfico pesado lo están pasando para acá, a pesar de que nuestras calles no están acondicionadas para eso, dado que esta es una zona exclusivamente residencial. Aparte de eso necesitamos señalización, porque acá en las esquinas cuadran carros por los lados, y estos se vuelven locos pitando por los trancones que se forman. Personalmente he conocido de varios accidentes que se han presentado en este cruce, son cuatro calles que se encuentran en un solo sitio, y no hay señalización ni medidas de seguridad vial”, expresó Hernán Cortés, habitante de La Amistad.

A propósito de lo anterior, vale la pena recordar lo dicho por el Director de Transporte el pasado 13 de agosto, acerca de los operativos que se realizarían en La Amistad y otros sectores de Soacha para controlar los límites de velocidad y el tránsito de vehículos de carga pesada:

“Desde el 12 de agosto se están realizando operativos con la Policía, para efectos de hacer controles en la vía sobre los excesos de velocidad, y lograr que los vehículos de carga no transiten por sitios no establecidos, además de aplicar las normas de tránsito en esta medida. Estos operativos van a ser permanentes, estamos atendiendo todas las solicitudes de los barrios que tienen este problema, y se vienen haciendo programaciones constantes. De todos modos el control en este sentido es todo el año, pues la Policía tiene la función de controlar realmente el tránsito en todas las vías, y tratar de detectar las anomalías con el objetivo de conjurarlas en el momento oportuno. Se bebe precisar que para sitios específicos como colegios, escuelas y hospitales, el Código Nacional de Tránsito establece unas velocidades mínimas de 30 km/h, de tal suerte que en esos sitios se deben hacer controles para sensibilizar a los conductores, en busca de que transiten con más precaución, imponiendo las medidas a las que haya lugar”.

Sin embargo, según lo explicado por la misma comunidad, los operativos no se han realizado con regularidad, por ende la problemática con el exceso de velocidad y el tráfico de vehículos de carga pesada se ha incrementado, en lugar de disminuir.