Con el fin de analizar las acciones implementadas hasta el momento y articular nuevas estrategias dirigidas a contrarrestar los delitos y violencias de mayor impacto que suceden en la Región Capital Bogotá-Cundinamarca, ayer en las instalaciones del Club Militar se llevó a cabo un Consejo de Seguridad Regional, presidido por el Alcalde Mayor de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, y el Gobernador de Cundinamarca, Andrés González Díaz, con la asistencia de 65 alcaldes municipales del Departamento.


En el acto también participaron la Secretaría Distrital de Gobierno, Olga Lucía Velásquez Nieto; el Secretario Departamental de Gobierno, Roberto Moya; el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, General Francisco Patiño, y el Comandante de la XIII Brigada del Ejército Nacional, General Juan Pablo Amaya, entre otros.

Durante el encuentro las partes firmaron una Declaración mediante la cual se comprometieron a trabajar en conjunto temas como la implementación de las campañas de desarme, la puesta en marcha de estrategias tendientes a reducir la violencia intrafamiliar, la concertación de restricciones de horarios de funcionamiento de sitios de rumbas y establecimientos de expendio de licores, y una ardua labor de concientización en la Región Capital sobre los efectos que produce el uso de la pólvora en diciembre.

Al respecto, Moreno Rojas afirmó que “es necesario que insistamos en cada uno de nuestros municipios en el desarme ciudadano y en el principio de ‘vida máximo respeto’, especialmente para este fin de año”. Sobre temas como la pólvora y el horario de funcionamiento de bares y discotecas, el mandatario de los capitalinos comentó que “debemos definir como meta en la Región Capital cero quemados por el uso indebido de pólvora en las festividades decembrinas que se avecinan. También vamos a coordinar acciones conjuntas para controlar y promover el desarrollo de la rumba segura en los establecimientos de comercio ubicados en la fronteras de Bogotá y municipios aledaños”.

La Declaración Final incluye varias acciones encaminadas a la protección de los menores de edad en la Región Capital, tales como evitar fenómenos como la vinculación de menores de edad al conflicto armado y a grupos armados delincuenciales. Igual, establece la integración de una comisión regional que estudie y analice los proyectos de ley sobre convivencia y seguridad ciudadana que cursan en el Congreso de la República. (Ver Declaración Final).

Por su parte, la Secretaria Distrital de Gobierno, explicó a los participantes el Plan Integral de Seguridad -PIS-, por medio del cual se consolidan territorios seguros y protectores, se gestiona una cultura de prevención en la ciudadanía de Bogotá y la Región Capital.

Durante este Consejo de Seguridad Ampliado se hizo un balance de los compromisos adquiridos durante la reunión similar del año pasado, destacándose por ejemplo, el avance en la construcción de tres CAI’s de borde en las fronteras con Soacha, Choachí y La Calera, y en los estudios técnicos de cuatro CAI’s que se ubicarán en inmediaciones de Mosquera, Funza-Cota, Cota-Suba y Chía.

Otro de los aportes de la Administración Distrital a la Región Capital son 71 cámaras de video-vigilancia, ubicadas en zonas de frontera, la cuales tienen un valor de 10.230 millones de pesos, que estarán instaladas en 11 entradas-salidas de Bogotá. De éstas, cuatro primeras fueron contratadas durante 2010 con su respectivo centro de monitoreo, y estarán localizadas en la Autopista Norte (salida – entrada), Cra. 7, salida Calle 170 Suba vía Cota y a la salida Choachí. Las siete restantes están programadas para la vigencia 2011 con su respectivo centro de monitorio, las que se ubicarán en: salida La Calera, salida a Villavicencio principal, salida antigua Villavicencio, salida Melgar (carril – salida), salida Melgar (carril – entrada), salida Facatativá (peaje Río Bogotá carril entrada), salida Facatativá (peaje Río Bogotá carril entrada), salida calle 80 (carril salida), salida calle 80 ( carril entrada) y salida Mondoñedo por Indumil.

Estas cámaras permitirán la realización de conteo de carros, identificación de placas y control delincuencial, entre otras ejecutorias.

De igual forma también se ha trabajado en la implementación de una política de gestión integral del riesgo y el fortalecimiento de la capacidad a las emergencias en la Región Capital, que ha permitido la extensión del Sistema Único de Seguridad y Emergencias -NUSE- 123, a los municipios de Soacha, Sibaté, donde se han atendido más de 65.000 llamadas en el último año.