Con frecuencia se reciben quejas múltiples sobre los retenes o puestos de control de la policía, especialmente en la vía Indumil.

Los ciudadanos de esta zona del municipio de Soacha se quejan constantemente sobre las posibles irregularidades que la institución estaría cometiendo y que repercuten en contra de los residentes, especialmente de la zona sur de la ciudad.

“Creo que es irregular que lleguen dos policías en una patrulla y comiencen a parar carros y motos. A mí me pasó hace como un mes, aunque afortunadamente me dejaron ir, pero a un compañero se le llevaron la moto para los patios. Hasta donde sé, un retén debe cumplir ciertas especificaciones”, aseguró un residente de Parque Campestre.

Y es que las denuncias son constantes, especialmente sobre la vía Indumil, por eso la Veeduría para Todos se puso al frente del tema para verificar y ejercer control sobre quienes están haciendo los denominados retenes.

“Hablemos de retenes, porque en el Código Nacional de Tránsito (CNT) no aparece el término ‘puesto de control’. Pero el problema es que la policía de vigilancia, los uniformados del cuadrante son los que están haciendo esos retenes. Se paran en una esquina con una moto y lo hacen, esto es un abuso de autoridad, por eso conformamos un grupo operativo para hacer seguimientos en la vía, solicitarles que cumplan con los requisitos y funciones que estipula dicho código”, dijo Martín Montero Estupiñán, integrante de la Veeduría para todos.

 El veedor aseguró que un policía de vigilancia puede pedir documentos para verificar si el vehículo es robado y que la persona no tenga antecedentes, “pero no tienen facultades de autoridad de tránsito para imponer comparendos, para pedir documentos SOAT, revisión técnico mecánica ni mirar si las llantas están lisas. Son irregularidades graves que la administración Municipal no le ha querido poner control, a pesar de ya haberla alertado”.

Para concluir, el veedor dijo que ya conformaron un grupo operativo para salir a terreno y verificar que se cumpla con la ley, específicamente con el CNT y las normas mínimas del instructivo de señalización.

“Es que aquí colocan una moto y ya es un retén, pero así no es. La norma es clara y la tiene que cumplir todo funcionario público; por ejemplo dice que mínimo 3 metros antes de que comience el retén  debe haber una señalización, una tijera, también tiene que estar conformado por un grupo mínimo de 6 personas, entre ellas una mujer, además de conos, balizas de los vehículos oficiales y debe ser llamativo, pero  no una moto del policía del cuadrante que la deja detrás de un árbol y sale a parar a todos los vehículos”, finalizó.

Por Ricardo G.