Se trata de una estrategia para que los municipios visibilicen las dificultades que tienen para erradicar la violencia contra la mujer y garantizar sus derechos.

La Ruta M se lanzó en Silvania y cuenta con cuatro etapas: identificación de actores estratégicos, elaboración de diagnóstico, encuentros provinciales, monitoreo y evaluación.

El evento contó con la participación de los alcaldes de los municipios de Silvania, Pasca, Fusagasugá y Pandi, junto con representantes de las personerías municipales, las comisarías de familia, la Policía Nacional y demás actores institucionales que convergen en la atención integral para la garantía de los derechos de las mujeres.

«Se desarrolló una jornada de trabajo que permitió identificar barreras institucionales y priorizar acciones para garantizar el acceso oportuno a la justicia y el restablecimiento de los derechos de las mujeres víctimas de Violencias Basadas en Género», señaló la secretaria de la Mujer y Equidad de Género, Constanza Solórzano Peralta.

A través del desarrollo de mesas de trabajo lideradas por la secretaria de la Mujer y Equidad de Género y el secretario de Gobierno departamental, se estableció una hoja de ruta que permitirá monitorear los compromisos adquiridos al final del encuentro y cuyo cumplimiento permitirá avanzar de manera significativa en la erradicación de violencias por razones de sexo o género.

Con el lanzamiento de la Ruta M, se da inicio a una serie de encuentros en las 15 provincias del departamento con un enfoque territorial y que permitirá avanzar de manera decidida, con acciones institucionales y articuladas en la garantía de los derechos de las mujeres.

La promoción de este evento hace parte del cumplimiento de la meta 152 del Plan de Desarrollo ‘Cundinamarca, Región que Progresa’, que consiste en implementar una estrategia de garantía de los derechos.