Durante las jornadas de manifestaciones en Soacha, llama la atención un talentoso niño que sale a las calles a cantar.

En los últimos días y debido a los continuos bloqueos que se han presentado en el puente de la calle 22 y que han obligado a muchas personas a desplazarse a pie, llama la atención la voz de un niño que se hace debajo del puente metálico del Camilo Torres a cantar.

Es la voz de Freybe Hernández, un menor de origen venezolano que llegó junto con su familia hace cinco meses al municipio de Soacha, y que ahora llama la atención de quienes pasan por este puente debido a su voz y gran talento para interpretar diversos tipos de géneros musicales.

Su padre dice que aprovechan este lugar por donde transitan muchas personas, por eso salen un rato en las noches a trabajar y de paso deleitan a la gente con el talento de su hijo, por eso nunca les falta las propinas.

El padre asegura que tuvo que salir de Venezuela porque la situación en ese país estaba muy difícil y ya no podía darles ni siquiera una buena alimentación a sus hijos. Entonces llegaron a Arauca y desde ahí, como a muchos otros compatriotas suyos, les tocó caminar largas jornadas hasta llegar a su destino; en su caso Soacha, donde encontró un lugar para vivir. Como no halló trabajo rápidamente, empezó a cantar en los buses de Transmilenio y cuenta que el niño decidió acompañarlo y le dijo que también quería cantar.

Este niño de tan solo doce años dice que en Venezuela cantaba en los eventos de la escuela, jugaba y estudiaba como cualquier otro menor, y aunque le ha gustado el cambio de Venezuela a Colombia, menciona que hace pocos días fue víctima de xenofobia en un Transmilenio, y su reacción fue ponerse a llorar, por eso expresa que desea que su país se vuelva a acomodar para un día poder regresar, porque es muy difícil estar por ahí en otro país que no es el suyo, pasando toda clase de necesidades.

Freybe asegura que sueña con ser un cantante internacional y que le gusta salir a cantar con su padre porque lo hace con un buen propósito: ayudar con el sustento de su casa, y mejorar cada día más.

Por Sary Tovar