El reloj marcaba las 8:08 p.m. cuando dos sujetos llegan con la intención de robarse una Pulsar modelo 2020. En cuatro segundos logran su cometido.

La delincuencia no tiene límites en Bogotá y sigue robando sin contemplación, a pesar del refuerzo policial y de los operativos constantes de las autoridades.

Anoche, en una calle del barrio Lijacá de la localidad de Usaquén, dos sujetos llegaron para robarse una moto. Primero ubican el objetivo, luego el parrillero se baja e inspecciona el lugar, mientras su cómplice da vueltas en otra motocicleta.

Las imágenes de una cámara de seguridad permiten ver el momento exacto en que el hombre prende la moto, se sube en ella y se la roba. Al parecer usa una herramienta especial y en cuatro segundos prende la moto; luego, con toda la calma, se sube, le da vuelta y huye, mientras un peatón que llegaba al lugar mira de manera impotente ante el hecho.

La motocicleta hurtada es una Pulsar blanca modelo 2020, placa GDX98F, que sus dueños la dejaron frente a la vivienda, pero en segundos los delincuentes se la llevaron.

Los propietarios de la motocicleta hurtada aseguran que no se dieron cuenta del robo, sin embargo, al percatarse del hecho, se dirigieron al CAI a colocar la denuncia.

Las víctimas, al igual que la comunidad de Lijacá, solicitaron mayor presencia de la Policía, ya que últimamente se han presentado demasiados robos en la zona.