En vista de la fragilidad en el tema de microtráfico que presentaba el barrio Quintas de Santa Ana 1B tercer sector, ubicado en la Comuna uno, el cual ya estaba alcanzando a niños y jóvenes, la junta de acción comunal desde el 2006 priorizó el trabajo hacia la protección y sano desarrollo de los menores de su sector.


“Había una persona que dispensaba la droga hacia niños de 10 y 11 añitos, hecho que generó en la junta mucho pesar, entonces al ver estas vidas perdiéndose y motivado por la situación, me acerqué hacia dicho individuo para solicitarle que en lo posible respetara a la niñez de nuestro sector. Desde entonces nos decidimos a trabajar por recuperar a todos los muchachos y niños que se habían visto afectados por esta persona, empezamos a crear mini campeonatos de fútbol en el barrio para promover el deporte y los motivábamos para que se apersonaran de su sector y vieran con buenos ojos la importancia de trabajar por la comunidad”, relató, Hernán García, actual tesorero de la JAC de Santa Ana 1B tercer sector.

A medida que avanzó el tiempo, la junta priorizó su labor al cuidado y tratamiento de los niños y jóvenes de su sector, haciéndolos participes de la mayoría de campañas que la alcaldía municipal ha fomentado para la atención de los mismos en los barrios. “Siempre nos mantenemos pendientes de las propuestas que la alcaldía ofrece para los niños y hacemos todo lo posible para poder beneficiar a los de nuestro sector, por ejemplo, con la implementación de kits dentales y programas de vacunación”, explicó el líder.

Justamente, con el objetivo de mantener a los muchachos ocupados para que puedan dedicar su tiempo a participar en actividades de entretenimiento sano y constructivo, la Junta ha sido persistente ante la administración municipal para poder incluir a todos los menores en sus actividades; según recuerdan sus miembros, entre algunas campañas han podido coordinar para llevar a los niños a las diferentes presentaciones de circos y Mundo Aventura.

Sin embargo, la vinculación con la administración municipal es solo una pequeña parte del trabajo que la Junta hace con los niños de su sector, puesto que considera que dentro de los aspectos importantes que quieren inculcar en los jóvenes está generar en ellos conciencia y sentido de pertenencia hacia su barrio y el cuidado del mismo.

Dysnei Arias, representante del comité de obras de Junta, manifestó:

“Con la junta hemos hecho labores de arborización en las que hemos incluido mucho a los niños, creando en ellos un sentido de pertenencia; en la medida en que ellos colaboran y se les hace sentir parte importante de la comunidad del barrio, ellos mismos ayudan a cuidar y colaborar en todo lo que tenga que ver con sus espacios y zonas verdes. El resultado de este trabajo de inclusión se vio reflejado en el compromiso de los niños al decidir ellos mismos apadrinar a los arbolitos plantados y como consecuencia, al ver las actuaciones de sus hijos, los padres también se apersonaron del proyecto”, puntualizó.

Otro de los resultados del trabajo de la Junta con los niños fue la restauración completa del parque de diversiones del barrio, el cual estaba en condición de abandono; los mismos niños y jóvenes se apersonaron del proyecto y se encargaron de pintarlo de colores vivos. De acuerdo con la representante del comité de obras, “después de que ellos ven el resultado de su compromiso, se conciencian y ayudan a seguir cuidando, al tiempo que día a día manifiestan sentirse orgullosos de haber ayudado a recuperar los espacios de su barrio”.

Conjuntamente la JAC también se mantiene pendiente de censar a todos los niños del sector para poder incluirlos dentro de sus actividades, como la celebración del Día del Niño y Navidad, entre otras, en las cuales se encargan de ofrecerles tiempo de entretenimiento, obsequios y por supuesto alimentación durante la jornada.

Para finalizar, la junta ha sido insistente en la administración municipal para lograr la recuperación de sus escenarios deportivos, los cuales están gravemente afectados y deteriorados, al tiempo que insisten, con el apoyo de la comunidad, en la construcción del salón comunal para poder hacer ahí las actividades con los niños, sin dejar de lado la importancia de la educación, razón por la que Rosa Vargas, fiscal de la Junta, explicó:

“Uno de los mayores deseos y metas de la junta ha sido poder construir un espacio de educación y atención a los niños, el cual cuenta con todas las herramientas necesarias para el normal desarrollo de sus actividades escolares, es decir queremos hacer para ellos una biblioteca, con espacios que les permita aprender y ocupar su tiempo, mientras se entretienen”, concluyó la fiscal.