Los denominados “Supercocos”, una banda integrada por 15 personas y dedicada a vender estupefacientes en  pañales  y coches, fue capturada por la Policía en Soacha. Los jefes de la organización delincuencial utilizaban menores de edad para distribuir la droga.

Después de 8 meses de investigación por parte de unidades de infancia y adolescencia, Sijín y personal de inteligencia  de la Policía Nacional,  se logró la captura de 10 hombres y cinco mujeres, quienes ya fueron judicializados por los delitos  de instrumentalización de menores, porte y tráfico de estupefacientes, porte y tráfico de armas de fuego y concierto para delinquir.

Dijeron las autoridades que cuatro menores, incluyendo un bebé,  eran utilizados por sus propios padres para la comercialización de estupefacientes que se hacía en entornos escolares y espacios públicos de la ciudad. A ellos se les hizo la restitución de derechos con el ICBF.

Según la policía, se  identificaron tres entornos escolares de reconocidos colegios del municipio de Soacha. Los delincuentes tenían la facilidad de poderse desplazar, utilizando como fachada los coches donde transportaba los estupefacientes.