Desde las 6:00 a.m del 21 de noviembre varios jóvenes se congregaron en las afueras de la Universidad de Cundinamarca en donde  se había acordado el punto de partida de la movilización. Paulatinamente se unieron varias personas interesadas en expresar su descontento frente a políticas gubernamentales que  ya se han establecido y otras que se pretenden implementar.  Posteriormente,  la marcha avanzó lentamente por la Autopista Sur  y hacia las 9:00 a.m  los manifestantes llegaron a San Mateo donde se unieron más personas.

En ese lugar  y hora,  decenas de policías custodiaban la marcha; de la misma forma   el sistema de Transmilenio  cerró las estaciones en Soacha  y el transporte público disminuyó notablemente.

La manifestación continuó y en la medida que sus participantes avanzaban, se unían más personas hasta conformar un río humano que ocupó los tres carriles de la Autopista, sentido a Bogotá.

Aproximadamente a las 11:00 los marchantes de Soacha llegaron al sector de Bosa la Estación, todo el tiempo  hubo  tranquilidad y buen comportamiento  por parte de los ciudadanos manifestantes.  

“El trabajo preventivo realizado con Ejército, Policía, Fiscalía y entes de control  nos tiene preparados para que garanticemos la normalidad dentro de la marcha. La ciudadanía ha estado caminando en paz”, manifestó el alcalde municipal Eléazar González.

Por su parte el coronel Gustavo Martínez, Comandante (e) de Cundinamarca,  expresó que la  Policía Nacional  garantiza   estas actividades   para que transcurran con normalidad. “Estamos garantizando una marcha pacífica, esperamos que el comportamiento de la ciudadanía continúe de esta manera. Si se llega a presentar algún tipo de alteración a la tranquilidad estaremos prestos también al uso de la fuerza del Esmad”.

Y así concluyó la marcha en Soacha antes de pasar a territorio del Distrito para sumarse a los demás grupos que llegaron a la Plaza de Bolívar.