Esta es una pequeña semblanza de este organismo que hace poco más de un año entró en funcionamiento y que desde entonces se ha dedicado a velar por la defensa y el bienestar de cientos de mascotas que a diario circulan por las calles de Soacha expuestos al maltrato, el trabajo forzado y el abandono por parte de sus dueños.


censo-venezolanos-soacha

censo-venezolanos-soacha

Gatos, perros, caballos, vacas, animales silvestres y aves, son algunos de los ejemplares que han encontrado en la Junta Defensora de Animales (JDA) un guardián que los ha librado de delicadas situaciones que en el peor de los casos han estado a punto de cegar sus vidas.

“Se ha trabajado bastante en los decomisos equinos que son utilizados para la tracción de vehículos (mejor conocidos como ‘zorras ’), denuncias sobre maltrato, eutanasias humanitarias a los animales que lo ameriten cuando son encontrados agonizando,jornadas de medicina preventiva y traslado de especies silvestres a la URRA (Unidad de Rescate y Rehabilitación de Fauna Silvestre) en la Universidad Nacional sede Bogotá. Hasta ahora hemos logrado desparasitar y atender animales en las seis comunas y los dos corregimientos, alcanzando cifras cercanas a las 4000 mascotas, algo que se ha ejecutado con recursos propios de la Administración Municipal”, explicó Juan Nicolás Ussa, Director de la JDA al resumir un poco el trabajo realizado por su organización.

La Junta es una estrategia que inicialmente se creó en el año 2007 por medio del Acuerdo 504, pero que en su momento no tuvo el suficiente eco entre las autoridades del Municipio para dar rienda suelta a sus labores. Fue entonces hasta el 2009 cuando por iniciativa del Alcalde José Ernesto Martínez se le dio vía libre, encomendando la misión de proteger a los animales a Juan Nicolás Ussa, Médico Veterinario que se ha convertido en el abanderado de la defensa animal en Soacha.

“Tratar bien a los animales es un deber y una muestras de como las personas quisieran que las trataran, ellos hacen parte de nuestras vidas y nuestro núcleo familiar, son seres vivos que sienten y merecen alimentarse, vivir y todo el respeto como cualquier otro ser vivo. Querer a los animales es sencillamente quererse a sí mismo. Colombia no es ajena a la problemática de maltrato y crueldad animal y por ende Soacha no tiene aún esa cultura de protección hacia los animales, por lo que el comportamiento es acorde a lo que pasa en otros lugares del país. Es por eso que procuramos realizar jornadas de sensibilización para capacitar a la población sobre la tenencia responsable de mascotas; el manejo de excrementos de los animales y cómo lidiar con perros potencialmente peligrosos, es un trabajo que se ejecuta en conjunto con las JAC y administradores de propiedad horizontal”, agregó Ussa.

¿Qué pasa cuando un animal es decomisado?

Han sido varios los casos en los que a causa de la utilización de animales para la tracción de vehículos, éstos han resultado en estado de desnutrición, maltrato crónico y en algunos casos muertos. Es por eso que la JDA se ha esmerado en aplicar un estricto seguimiento a los populares zorreros para decomisar a los caballos, toda vez que se evidencie alguna de las mencionadas irregularidades.

“Inicialmente se les hace una valoración para determinar en qué estado se encuentran, después de esto y según el diagnóstico se determina si es o no decomisado. En caso de que se decomise la especie queda en manos de la Policía Ambiental durante uno o dos meses, tiempo en el cual el propietario debe cubrir los gastos médicos del ejemplar. Cabe anotar que si la persona evidencia desinterés en el animal, éste quedará definitivamente bajo la responsabilidad de las autoridades y no se volverá a entregar a personas particulares, sino que será enviado a una finca a trabajar en el campo”, indicó el Director de la JDA.

Sobre la Unidad Móvil Canina y Felina

A propósito de las irregularidades presentadas con este proyecto de la Secretaría de Salud, Nicolás Ussa aprovechó para hacer un llamado urgente a esta cartera para que reactive de manera inmediata la móvil que permanece parqueada en los estacionamientos de la Alcaldía Municipal desde hace cerca de 4 meses.

“Es urgente que la Secretaría de Salud nombre al personal necesario, pues Soacha es una ciudad que requiere ya mismo el funcionamiento de esta unidad, pues hay una problemática muy grande con el incremento de la natalidad de los perros y los gatos, por lo que la idea es mitigar esa sobrepoblación. Este es un problema zoosanitario que involucra a la comunidad en general. Se hizo una inversión muy grande, es una unidad que se adapta a las condiciones de Soacha y se puede mantener en el transcurso del tiempo, por eso se debe poner a trabajar”.

Proyecciones de la JDA

Desde que inició labores, la junta ha logrado consolidarse como la primera institución de este tipo en Cundinamarca, por encima de municipios como Chía y La Calera. De cara al futuro se piensa en ampliar el servicio de intervenciones quirúrgicas a los animales, para realizar cirugías más complejas y llevar a esta propuesta a otras ciudades como Sibaté.

“Esto es algo totalmente gratuito y la gente es la que evalúa toda la gestión, nuestro objetivo es incentivar la defensa de todos los animales y cuidar la integridad de las personas, por eso invitamos a la comunidad a que denuncie la crueldad contra los animales, comunicándose con nosotros al 7305500 ext. 135 y 220 o con la Policía Ambiental al 123 o al 7326363. También nos pueden escribir al correo jda.soacha@gmail.com” , concluyó Juan Nicolás.