La ausencia de la morgue en el municipio está originando un caos en la atención a casos registrados por muertes, denuncias y accidentes de tránsito, debido al desplazamiento diario de dos de los tres médicos forenses hacia Medicina Legal de Bogotá y a la asignación limitada de policías judiciales para atender la cantidad de casos violentos diarios que la ciudad registra.


Como se publicó ayer, Soacha no cuenta con una morgue y gracias a un convenio con Medicina Legal de Bogotá, todas las necropsias se hacen en un espacio habilitado en la capital pero con personal del municipio. Por este motivo, diariamente dos de los tres médicos forenses con que cuenta la ciudad tienen que desplazarse hacia el Distrito, dejando huérfanas a las autoridades locales en este aspecto.
Es decir, que a excepción de las muertes, todos los casos relacionados con violencia, maltrato y en general de carácter médico-legal, son atendidos por un solo profesional de la medicina, quien tiene que asumir la responsabilidad de apoyar a la justicia con todo lo que son servicios forenses. (Soacha registra 8 mil dictámenes anuales entre lesiones personales, sexológicos y de edades).

Igual sucede con Policía Judicial. Una ciudad tan violenta como Soacha (hasta 15 muertes en un solo fin de semana)únicamente tiene asignados tres agentes de Policía Judicial, quienes trabajan turnos de 24 horas por laboratorios rotados para atender, además de las muertes, denuncias, actos urgentes , desplazamientos a inspeccionar cadáveres, accidentes de tránsito y en general todos los casos que requieran su presencia.

La falta de personal judicial se refleja también al momento del desplazamiento a Bogotá para hacer las necropsias, más aún cuando no se cuenta con los vehículos apropiados para trasladar los cadáveres. Solamente la Fiscalía tiene las llamadas camionetas paleteras o laboratorios móviles con refrigeración para el traslado de los cuerpos a la morgue de la capital.

La SIJIN Soacha no cuenta con vehículo propio para el traslado de cadáveres. Muchas veces, dos de los tres uniformados tienen que desplazarse a Medicina Legal de Bogotá en la carroza fúnebre que contrató la Alcaldía, teniendo en cuenta que un cuerpo sin vida es material probatorio y evidencia, es decir que no podría enviarse sólo con el conductor porque se rompería la cadena de custodia.

“Quiero poner toda esta situación en máxima alerta. Ustedes no se imaginan las veces que he venido a esta alcaldía a hablar esta problemática porque se nos puede convertir en un problema de salud pública. El día que Bogotá nos diga que no recibe más nuestros muertos, no tiene la obligación de hacerlo ni de tener en sus neveras los cuerpos de las necropsias de Soacha, porque hay una obligación municipal y está dada por la Ley 9 del 79”, advirtió el Dr. Hans Cristian Dworschak Lozano, director seccional Cundinamarca del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

La situación para el municipio de Soacha es tan crítica que se hace necesario que el alcalde Juan Carlos Nemocón acelere ante la Fiscalía General de la Nación y el Consejo Superior de la Judicatura la apropiación de los recursos para la construcción del Palacio de Justicia y la sede de Medicina Legal (incluyendo la morgue) en la zona de Terreros para evitar desplazamientos a Bogotá y que, tanto los tres médicos forenses como los agentes de Policía Judicial permanezcan en el territorio local para efectos de ofrecer mayor eficiencia.

Este medio quiso conocer la opinión del alcalde Nemocón frente a este delicado tema, pero al parecer sus múltiples ocupaciones no le permitieron hablar y explicar en qué va la gestión relacionada con la apropiación de recursos que faciliten construir en un tiempo corto la sede de Medicina Legal en el municipio.

Primera parte: 6341