Durante el último Consejo Académico de la Universidad de Cundinamarca, el cual fue realizado en la sede Soacha, la entidad de educación superior ratificó su compromiso con la búsqueda de acreditación institucional y el objetivo de ofrecer una educación de calidad a los cundinamarqueses.


El último Consejo Académico de la entidad, fue presidido por Adriano Muñoz Barrera, Rector de la Universidad. Una vez analizado el sistema de autoevaluación, fue aprobado el documento que direcciona la evaluación como insumo principal de la toma de decisiones, la corrección de rutas, formas de hacer y el mejoramiento continuo de la educación, a través de un conjunto de procedimientos valorativos integrados e interdependientes que permiten interpretar críticamente e intervenir la calidad en: docencia, desarrollo de la ciencia, tecnología y la innovación, interacción social presencial mediante redes, extensión universitaria, además de la calidad en la internacionalización y del bienestar.

Esta acción y otras que se han venido realizando, buscan fortalecer el Sistema de Acreditación Institucional en la Universidad de Cundinamarca, el cual se consolida y se visibiliza a partir de un direccionamiento estratégico definido en procesos, y procedimientos, que configuran un esquema dinámico, flexible, organizado, metódico e integral, convirtiendo a la entidad en una organización social del conocimiento acorde con un modelo de universidad del Siglo XXI.

Durante el Consejo Académico, se resaltó la evaluación como herramienta que permite asegurar la calidad en todas las dimensiones académicas, administrativas, financieras y de gestión, a través de mecanismos que contemplan el diagnóstico, la autoevaluación, coevaluación, heteroevaluación, la auditoria académica, control interno, consolidación, implementación y evaluación de los alcances en los planes de mejoramiento.

La propuesta busca contar con la participación de toda la comunidad académica en sus diferentes instancias, en pro de obtener el reconocimiento de los altos niveles de calidad con los que la entidad asume su responsabilidad social frente a la formación de profesionales integrales, con formación en diferentes dimensiones, idóneos, con actitud investigativa y de innovación, sentido crítico y proclives a la interacción social local, regional, nacional e internacional.