La familia Barreto Gómez decidió encadenarse a las puertas de urgencias del Hospital Cardiovascular de San Mateo para reclamar atención adecuada para su hijo de seis años, quien ingresó el centro asistencial el pasado jueves luego de caerse de la carreta de reciclaje en la que sus padres trabajan.


La familia de recicladores aseguró que les tocó encadenarse a las puertas de entrada a urgencias para exigir información y atención adecuada para su hijo Dilian Barreto, debido a que no saben a ciencia cierta qué está pasando con el menor.

Natalia Gómez, madre de Dilian, dijo que lo único que sabe es que se requiere un examen avanzado que se debe tomar en otra institución de salud. “El problema es que me dicen que no lo pueden trasladar hasta que Capital Salud autorice la remisión”.

Según los padres del menor, el estado de salud del niño se puede agravar por el efecto del golpe que recibió en la cabeza.

“Optamos por encadenarnos porque no nos ponen cuidado, uno pregunta y no le dicen nada, entonces nos tocó fue hacer un manifestación pacífica, no le estamos haciendo daño a nadie”, sostuvo Rafael Barreto, padre de familia del pequeño.

Pero un vocero del hospital aseguró que el menor ha recibido toda la atención necesaria, que se le han hecho todos los exámenes necesarios, que está en observación médica y que sí han tenido al tanto a la familia sobre el estado de salud del menor.