En el sector del Chusacá y con el fin de desembotellar el tramo aledaño al peaje, la concesión Autopista Bogotá-Girardot puso al servicio un puente de 220 metros de longitud, el cual disminuirá el tiempo de recorrido para quienes transiten por esta parte del departamento.


El nuevo puente fue construido a un lado del embalse del Muña y cuenta con dos calzadas de 11,25 metros de ancho y cuatro carriles de 3,65 metros. Pero adicional al viaducto, la concesión habilitó 16 kilómetros de vía que hacen parte de la doble calzada Bogotá- Girardot.

La obra tuvo un costo cercano a los 16.500 millones de pesos, recursos aportados por la Agencia Nacional de Infraestructura ANI.

Los conductores que en adelante utilicen el viaducto reducirán su tiempo de recorrido en alrededor de 10 minutos.