Así lo aseguró el Contralor de Soacha Jairo Castañeda Monroy, quien luego de que en días pasados advirtiera acerca de los sobrecostos y retrasos que presenta el Megaproyecto, hoy reitera las causas por las cuales seguramente los articulados no estarán rodando en Soacha ni si quiera a finales de 2012.


Colanta-patrocinador-Babyfútbol

Colanta-patrocinador-Babyfútbol

Como una ‘improvisación total’ calificó el Jefe del Organismos de Control la forma como se han venido desarrollando los trabajos, a propósito de la falta de Planeación que se ha evidenciado con los colectores de aguas, los puentes peatonales y vehiculares, además de las intersecciones viales:

“Hemos estado en unos protocolos que se deben dar en la Contraloría General de la República, la semana pasada precisamente hubo una reunión en la que se tocaron varios temas, como por ejemplo las vigencias futuras, que no se debieron haber hecho porque es una forma de endeudamiento a largo plazo. La improvisación en el Megaproyecto ha sido total, pues no se explica cómo se comenzó a hacer la obra sin tener redes fluviales y sin tener en cuenta los puentes, tanto peatonales como vehiculares y las intersecciones viales”, explicó Castañeda.

Frente a los plazos y la incertidumbre generada respecto a la terminación de la obra, el Contralor señaló que no puede pronunciarse concretamente porque realmente ‘es improbable que se termine o no a finales de 2012’, pues aseguró que ‘eso depende de los contratistas y de las obras que están haciendo falta’.

Para el Contralor Municipal el retraso que se está dando en los diferentes aspectos se ha denunciado anteriormente y de igual manera la misma comunidad lo ha evidenciado así.

“Todo este análisis es el resultado de la auditoría que se ha adelantado, sin embargo no podemos pronunciarnos más hasta tanto no se realice el debido proceso y podamos establecer si hay más irregularidades”, destacó Castañeda Monroy.

Se deduce entonces que los habitantes de Soacha tendrán que esperar por lo menos un año más para ver la llegada de los buses articulados de Transmilenio al municipio.

Sin embargo todo dependerá de la agilidad con que el contratista de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá realice los dos colectores que se construirán en los costados de las calzadas centrales o mixtas, es decir por donde transitan automóviles, buses y la carga pesada. Éstos se extenderán a lo largo de 2 kilómetros de la troncal y garantizarán que la Autopista Sur no se inunde como ha ocurrido en temporadas invernales.

Según la EAAB, se espera que la obra de los colectores se adjudique en septiembre próximo y un mes después se esté iniciando la construcción. El tiempo de ejecución se estima en nueve meses. La misma fuente indicó que la demora para comenzar la construcción fue la consecución de los recursos, pero los 72 mil millones de pesos que cuestan dichas obras ya están disponibles debido al aporte de tres entidades: el Acueducto, con 32 mil millones de pesos; la Gobernación de Cundinamarca, 14 mil millones y la Nación, a través de Colombia Humanitaria, 26 mil millones.