Cuatro años duró la escombrera que el municipio de Soacha habilitó en la vereda Panamá en 2012. En ese entonces se vio la necesidad de encontrar un espacio que albergara la cantidad de residuos de construcción y otros materiales que se arrojaban por la ciudad. Sin embargo hoy alcanzó su capacidad máxima y se corre el riesgo de que las calles, separadores y zonas verdes del municipio se inunden aún más de escombros.


Escombrera-soacha-3

Escombrera-soacha-3

En octubre de 2012 fue habilitado el mencionado espacio, ubicado en el corregimiento uno, cerca de la ladrillera Santa fe. No obstante en el transcurso de los últimos meses el terreno dispuesto al sureste de Soacha cumplió su ciclo, pues alcanzó su capacidad máxima y ya no recibe los escombros que son llevados por entidades o la comunidad del municipio.

Fernando González, contratista de obras civiles y experto en el tema explicó:
“Estamos hablando de un tema bastante importante, ya que según tengo entendido la escombrera cumplió su ciclo. No obstante, en la práctica este espacio no se denominaría escombrera como tal, ya que ahí se recibía únicamente lo que es tierra, más no materiales que contuviesen algo de asfalto o concreto, debido a cuestiones técnicas ahí manejadas”, profundizó.

El conocedor de la situación hizo referencia a la implementación de espacios aptos para generar un manejo respetuoso al medio ambiente al momento de tratar con escombros o residuos de construcción.

“En Soacha debería haber una escombrera, en donde si usted paga una disposición final (60 mil pesos en promedio) es para que ellos hagan un manejo eficiente del tema de todos los residuos sólidos, ya que resulta difícil tener un personal para seleccionar el concreto, la madera, etc. Es necesario que cuenten con los expertos y las herramientas para hacer el manejo de los residuos sólidos”, agregó González.

Cabe resaltar que en varias ciudades del país, entre ellas Medellín, ya se está haciendo un manejo técnico de los residuos sólidos; la implementación de una escombrera de este tipo beneficiaría directamente al medio ambiente, puesto que tras el proceso de selección es posible reutilizar los diferentes materiales como el concreto y la madera.

Esperanza Montoya, cabeza de la Dirección Bioambiental de Soacha, explicó la situación y detalló el procedimiento que se hará sobre el terreno que ya cumplió su fin.

“El polígono vigente ya entró en una fase final, que es de paisajismo, en la que estudiantes están siendo partícipes, donde se espera reforestar el área usada para la disposición de escombros. No obstante hay otro polígono actualmente aprobado y que está en vigencia desde diciembre de 2015, el cual es apto para cubrir la necesidad del municipio. Por otro lado se está efectuando una revisión de diferentes propuestas para ampliar la capacidad de albergue de residuos de construcción”, puntualizó Montoya.

Conjuntamente, la funcionaria reiteró a la comunidad que la propuesta de un manejo eficiente de los escombros que permita su reutilización está contemplado en el plan de desarrollo para Soacha. “Establecer sistemas sostenibles que permitan el reciclaje de material de construcción es una de las metas planteadas en el plan de desarrollo, en ese sentido esperamos que sea una realidad que aporte al desarrollo y cuidado del medio ambiente en Soacha”, concluyó la directora de gestión Bioambiental de Soacha.