Los dos venezolanos fueron entrenados en fuerzas especiales en Cuba y Rusia, y aparecen en la base de datos de la Guardia Nacional Bolivariana.

Miembros de inteligencia del Ejército de Colombia ubicaron hace cuatro meses a los dos venezolanos en los barrios 20 de Julio y Roma, reclutando jóvenes para las protestas. Desde entonces les siguieron los pasos y el sábado anterior fueron ubicados en estos dos lugares de Bogotá, capturados y expulsados de inmediato del país, por el término de 10 años.

Lo que dice la inteligencia colombiana es que los dos venezolanos estaban reclutando y entrenando jóvenes para las jornadas de disturbios en la capital

Uno de los expulsado es Marcos Dávila García, quien aparece vinculado al Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas), con grado de teniente. Hizo curso de fuerzas especiales en Cuba y Rusia.

El segundo expulsado es Gleimer Alexander Nazaret, exdirector del Ministerio de las Comunas, del partido socialista y agente de base Territorial de Inteligencia. 

La inteligencia colombiana asegura que Dávila García y otro extranjero forman parte de una red dedicada a la recolección de información de carácter estratégica, y al reclutamiento de jóvenes para apoyar las protestas sociales violentas que se han registrado desde el año pasado en Bogotá.

Si bien los dos extranjeros fueron detectados hace cuatro meses, al parecer la red está presente en Colombia desde hace dos años coordinando actividades con personal de la Dirección General de Contrainteligencia Militar venezolana.

Foto: El Nacional – Apoyo: El Tiempo