En el barrio El Mirador de la comuna 2 de Soacha, los residentes se quejan por el funcionamiento de una bodega que funde caucho y desde donde salen fuertes olores que  afectan el ambiente y la salud de las personas. Pero esta no es la única que produce hedor  y humo contaminado, también denuncian a una empresa en el sector de  San Isidro.  

«Se trata de una bodega ubicada en la carrera 18F con calle 6D sur que emite una llamarada con olores fuertes, se nota en el ambiente la contaminación y normalmente uno se la pasa con disfonía”, mencionó un habitante del sector.

 En El Mirador sus habitantes no solo se ven afectados por el fuerte olor que sale de dicha bodega,  sino también por el que emite las empresas que están ubicadas en San Isidro.  «Además en la parte de abajo tenemos unas fundidoras y esas también emiten olores putrefactos, de verdad que afectan directamente el aire,  a los niños y adultos mayores; uno cree que por vivir en una zona lejos de la urbe, en medio de árboles, en un estrato humilde, todo debería ser limpio y en paz, pero no, se están robando nuestro aire limpio«, explicó una habitante del barrio.

Video: cortesía, calidad original.

 «Para la comunidad en general sería bueno que se hiciera un control y que las autoridades nos informen qué normatividad  hay para que funcionen estas fábricas legalmente”, comentó otro habitante de El Mirador.

 La comunidad menciona que el problema de contaminación de las empresas de San Isidro se presenta hace 20 años, pero la de  El Mirador lleva  4 años emitiendo fuertes olores, lo que perjudica la salud de los habitantes.»Por este sector vive mucho adulto mayor, y claro que se nota que se afectan las vías respiratorias. Sin embargo la humareda no es todos los días porque se ve algunas veces, imagino que es cuando funden, lo mismo ese olor a caucho, por momentos es leve y otras veces  es fuerte“, dijo otro residente afectado.  

El colmo más grande de esta denuncia es que no se respeta ni siquiera la hora, pues se comentó que una noche se percibió  un olor tan fuerte que todos los vecinos salieron de sus casas a preguntar qué pasaba  porque no podían respirar.

Periodismo Público  se acercó a la Dirección Bioambiental  de Soacha a indagar sobre la bodega ubicada en la carrera 18F con calle 6D del  barrio San Isidro.  «En el marco de  las funciones de esta  dirección está hacer control y seguimiento a las afectaciones ambientales que se generen en el municipio por cualquier tipo de actividad económica; para industrias se tiene personal capacitado con el fin de  que haga visitas . En este sentido tenemos una empresa en el sector de El Mirador que procesa caucho, revisamos si la misma se encuentra con la normatividad, pero no cumple con un uso de suelo para esa actividad, por lo tanto nosotros emitimos el comunicado a la CAR y a la Inspección de Policía 2″, recalcó Esperanza Montoya, directora de gestión bioambiental de la Alcaldía de Soacha.

 La funcionaria  recomienda a la comunidad que haga su denuncia de forma insistente en la Inspección segunda  de Policía, que es el cuerpo encargado de normalizar el tema; asimismo el director de espacio físico y urbanismo menciona que por norma se deben dirigir a dicho  lugar.

Pero lo cierto es que sí se requiere un control urgente a estas empresas  porque un vecindario de más de 92 familias, solo en El Mirador, se ve afectado por la exagerada contaminación de la zona, sin contar a los residentes de San Isidro quienes  también remitieron sus denuncias, y al barrio aledaño La Primavera, donde estas personas son de estrato 1 y no cuentan con atención digna en materia de salud.