Para los residentes de las etapas 11 y 13 de Parque Campestre, la situación de inseguridad ha sido critica durante los últimos 20 días debido a la falta de iluminación en un tramo de 200 metros sobre la vía Indumil. Aseguran que los delincuentes aprovechan la propiedad privada ubicada al frente de la urbanización para escabullirse de la policía o sorprender por detrás a las personas cuando están esperando transporte.


De acuerdo con los residentes de dichas etapas, desde hace más de 20 días un daño eléctrico perjudicó por lo menos 200 metros de iluminación sobre la vía, exponiendo a los residentes que deben dirigirse durante la madrugada a sus trabajos y a aquellos que llegan de los mismos en horas de la noche. Para los habitantes que dicen sentirse afectados la situación se está complicando, puesto que los delincuentes, aprovechando la oscuridad, han venido aumentando su presencia en el sector.

Jorge Rodríguez, integrante del comité de seguridad de Parque Campestre Etapa 13, describió el modus operandi que los ladrones están ejerciendo sobre la vía y que tiene en alerta a la comunidad.

“Recientemente se ha logrado identificar a cinco jóvenes que están azotando a los habitantes que deben cruzar por la vía una vez llegan de sus trabajos o en las madrugadas cuando se dirigen hacia ellos. En una ocasión, la policía al ser advertida llegó al sitio, sin embargo ellos aprovecharon la oscuridad y se escabulleron entre el pasto del lote que queda al frente de la urbanización; los funcionarios tampoco entraron porque aseguran que al ser propiedad privada ellos no pueden ingresar sin autorización”, destacó.

Precisamente en el escenario en donde la iluminación brilla por su ausencia, los delincuentes aprovechan para esconderse en los tramos de un muro que divide la propiedad privada con la vía para sorprender a las personas y robarles sus pertenencias, incluso, de acuerdo con la descripción del miembro del comité de seguridad, están empezando a ingresar a las urbanizaciones para atracar a sus residentes.

“Desde que la vía se quedó sin iluminación ha sido necesario que los vigilantes empiecen a hacer rondas constantes, puesto que en la vecina etapa 11 los cuidadores relatan que hace algunos días una muchacha salió a responder una llamada dentro del conjunto y aun así un delincuente ingresó a través de las rejas y le robó el celular. A penas antenoche se percataron mediante las cámaras de video que un grupo de 5 delincuentes estaban intentando violentar las rejas que rodean el conjunto para ingresar a cometer sus fechorías”, resaltó con preocupación el habitante de la etapa 13.

Henry Romero, también residente de la etapa 13, describió el calvario que vive a diario al salir a la vía para dirigirse a su trabajo:

“Como operador de SITP en Bogotá me corresponde salir a trabajar generalmente entre la 1:30 y las 2:30 de la madrugada. Al igual que a muchas personas, en varias ocasiones me ha tocado desplazarme a esperar transporte acompañado por miembros de mi familia, ya que últimamente hemos percibido mucho más la presencia de ladrones. Sin embargo estamos a la espera de una pronta solución para el problema de iluminación; seguramente la situación de las familias que deben hacer el mismo proceso todos los días volverá a normalizarse”, explicó Romero.

Precisamente, los líderes y residentes afirman que su insistencia ante los entes responsables ha sido constante e insistente, pero pese a los reiterativos llamados de atención que han realizado no ha sido posible formalizar el contacto con Sociluz o la Dirección de Servicios Públicos de la administración municipal, y aseguran que los números de los cuadrantes que la Policía les dio nunca funcionan y la presencia de uniformados en el tramo afectado es nula.