Residentes de este sector de la comuna uno de Soacha  denunciaron  falencias en el alumbrado público del barrio,  pues esto hace que su seguridad se vea afectada y que además se genere un cobro por un servicio que no se presta a satisfacción.

Esta problemática que afecta a la comunidad del sector no es nueva y con el paso del tiempo   ha venido empeorando a tal punto que a los residentes ya no les causa confianza pasar por las calles después de las 7 de la noche y en las madrugadas cuando salen de sus hogares, tal y como menciona la señora Diana Medina, residente del sector:

La oscuridad hace que el barrio sea muy peligroso, que se vean muchos ladrones y toque estar llamando  cada rato a la Policía, tanto en las noches como en las mañanas que es cuando más se presentan robos porque a esa hora las calles están  completamente oscuras”, sostuvo la residente quien para salir a  dichas horas  prefiere hacerlo   acompañada por la elevada inseguridad en la zona.

Pese al acompañamiento de la Policía y su presencia cuando es requerida, la seguridad es algo que no parece mejorar y que alarma cada vez más a los habitantes de Villa Italia.  Adriana López, residente de la zona, afirma: “El escaso alumbrado nos afecta mucho, pues con tan poca luz es mucho más fácil interceptar a las personas que llegan en la noche, además que ahora el sector es muy solo y no solamente se causan daños físicos, también se afecta psicológicamente a los residentes porque las personas al bajar de los buses corren a sus hogares  por temor a ser atracados”.

En conclusión, la falta de alumbrado es algo que afecta a los residentes,  tal como lo  afirma Adriana Romero, líder del Lote número 8: “No es correcto que pague en mi factura un alumbrado que  se presta  de manera insuficiente, incluso se podrían interponer acciones  porque  estamos cancelando un servicio que no se brinda  de manera adecuada”.  

Lo que la comunidad de Villa Italia exige es que se mejore la iluminación en el sector para beneficio de todos y que de este modo puedan sentirse mucho más seguros al llegar a sus hogares para que no tengan que correr cada vez que se bajan de un bus, además porque están pagando por este servicio que no es nada económico.

Reportería y redacción: Natalia Soto