Aún en el marco del día del niño, más de 150 familias del sector de Santo Domingo, en la comuna cuatro, fueron partícipes de una gran jornada de donación en la que recibieron ropa, implementos para el hogar, juguetes para los niños, almohadas y cobijas entre otras cosas.


El sector de Santo Domingo, ubicado en los límites con Bogotá en la comuna cuatro de Soacha, es uno de los lugares del municipio que reúne a más familias en condición de vulnerabilidad, la mayoría aún residen en espacios reducidos en los que edificaron viviendas improvisadas que no son aptas para garantizar la seguridad y protección de la integridad de cada familia.

En las viviendas de Santo Domingo predomina la población infantil, superando el 80% de habitantes; en la mayor parte de las viviendas los niños son la mayoría en la familia, en algunos casos superando a los siete infantes por cada dos adultos, esto de acuerdo con un censo de identificación del territorio realizado por los mismos líderes que se encargan de velar por la comunidad.

Camilo Torres, líder del sector, detalló el estilo de vida y necesidades de estas numerosas familias.

“Nosotros llegamos a este sector hace un año y medio aproximadamente, como familias sin hogar y que necesitaban encontrar un lugar donde vivir; de esta forma nos organizamos y desde entonces hacemos lo necesario para poder subsistir en comunidad. Sin embargo, la gran mayoría de las personas que hacen parte de esta comunidad tienen necesidades y carencias constantes que difícilmente podemos suplir. De igual forma, la mayor parte de los residentes, no cuenta con un trabajo. Tan solo en cuatro viviendas residen 19 niños de menos de diez años y ocho adultos”, especificó Torres.

Precisamente, teniendo en cuenta las constantes necesidades y carencias con las que viven estas familias, la fundación ‘Los colores de una sonrisa’, con la colaboración y acompañamiento de la Policía Nacional y varios jóvenes activistas sociales, lograron reunir una importante cantidad de donaciones con la que se pudo brindar un significativo apoyo a todos los habitantes de Santo Domingo.

“La idea de todo el proyecto es llegar a esta población con amor y hechos, para que ellos se puedan sentir desde un principio apoyados y de esa misma forma empiecen a permitir que se les ayude con el propósito de que ellos mismos empiecen a construir un futuro mucho más adecuado que responda satisfactoriamente a sus necesidades.

Esta primera fase la hacemos como un acercamiento a la comunidad para poder identificar cada núcleo familiar y así poder empezar la verdadera labor con ellos, que es generar un desarrollo sostenible”, resaltó Milena Ortiz, coordinadora de la causa.

Cabe resaltar el apoyo e interés de varios miembros de la comunidad, quienes actuaron como líderes y ayudaron a que la jornada se desarrollara en completo orden, para que todas las familias recibieran las ayudas de forma equitativa. Así mismo el comportamiento de los cientos de niños que se hicieron partícipes se destacó por su paciencia y receptividad ante las indicaciones de los colaboradores del encuentro.

La satisfacción de las familias y cubrimiento de la necesidad fue tal que al final varios padres de familia tuvieron la oportunidad de escoger la ropa que ellos preferían para sí mismos y sus hijos, y finalmente terminaron la actividad con varios miembros de la comunidad que se hicieron partícipes de una oración en agradecimiento por la colaboración de cientos de familias y estudiantes de instituciones educativas del municipio que hicieron posible el beneficio que obtuvieron los más necesitados.

Para terminar, Juan Pablo Molano, habitante de Santo Domingo, expresó sus impresiones ante la jornada en la que su familia también fue beneficiada: “Este tipo de detalles son los que despiertan la fe y las ganas de una familia por salir adelante, en mi caso que tengo cinco hijos, uno de ellos un bebé, esta ayuda nos ha sido de gran ayuda puesto que no solo obtuvimos ropa e implementos para el hogar, se alimentó el alma y la niñez de nuestros hijos con la entrega de los juguetes, también nos están ayudando a motivarlos para que vivan su infancia como los pequeños que son, dejando de lado el difícil contexto en el que les ha tocado desarrollarse”, concluyó el habitante.