La segunda cuarentena de enero de 2021 dejó ver que, algunos ciudadanos, aún siguen siendo irresponsables frente al covid-19 y la situación que está viviendo la ciudad. Durante el fin de semana en Bogotá se realizaron mas de 1.500 operativos en las 20 localidades con el propósito de verificar el cumplimiento de las medidas de aislamiento obligatorio decretadas para contener el segundo pico de pandemia.

Se realizaron controles de fiestas clandestinas y supervisión de que no hubiera venta y expendio de bebidas alcohólicas.

En la noche del viernes 15 de enero y la madrugada del sábado 16, se encontraron dos fiestas clandestinas. Una en Chapinero donde 35 personas consumían licor, y la otra en un billar, en el barrio la Gaitana de la localidad de Suba, donde fueron sorprendidas 45 personas más.

En todos los casos se cerraron temporalmente los establecimientos y se impusieron comparendos por $969.094 a quienes se encontraban infringiendo las medidas establecidas para contener la propagación del Covid-19.

“Damos las gracias a la mayoría de bogotanos por el cuidado colectivo. Todos los esfuerzos son necesarios ante la elevadísima ocupación hospitalaria. Pero la falta de conciencia de algunos es inexplicable. El personal de Salud trabajando día y noche, hospitales en máximas ocupaciones, pacientes esperando remisiones a UCIs y todavía hay unos irresponsables poniendo en riesgo su propia vida y la de sus familias”, indicó, Luis Ernesto Gómez, secretario de Gobierno.

Además se suspendió temporalmente la actividad económica a siete establecimientos comerciales en las localidades de Suba, Tunjuelito, Antonio Nariño, Ciudad Bolivar y San Cristobal. Se realizaron 212 cierres voluntarios en diferentes localidades a lo largo de toda la jornada.

También se impusieron 723 comparendos por aglomeraciones, no respetar la restricción total a la movilidad, consumo de bebidas embriagantes en el espacio público, no utilizar tapabocas, abrir establecimientos comerciales sin requisitos legales, no respetar los horarios y el expendio de bebidas alcohólicas.

Entre tanto, se presentó una reducción del 76% en en el uso del sistema de Transmilenio con respecto a un día normal. El promedio de ocupación del sistema fue del 15,8%.

Fuente: Infobae.com