A partir de este año, Finlandia ha decidido ser el pionero en impulsar un programa de remuneración salarial global sin importar la ocupación en la actividad económica que el trabajador tenga.


Bajo esta premisa, un médico, soldador, arquitecto, músico, ingeniero, o inclusive, un desempleado, tendrían el mismo salario mensual de aproximadamente US$584 (560 euros). Esta cifra será garantizada libre de impuestos.

La apuesta del gobierno del país nórdico tendrá una duración de dos años y espera tener una cobertura de 2.000 ciudadanos entre los 25 años y 58 años.

Las cuentas arrojan que con este ingreso, el trabajador pueda cubrir las necesidades como vivienda, mercado y servicios públicos. Sin embargo, este valor estaría por debajo del sueldo básico de los finlandeses, quienes desde 2007 reciben cerca de US$998 como remuneración mensual mínima.

“Para revolucionar algo tan grande, tan tradicional y tan fundamental como son las retribuciones hay que experimentar primero”, le dijo al diario El País Roope Mokka, cofundador de Demos Helsinki.

De acuerdo con el gobierno finlandés, esta medida podría ahorrar dinero para las cuentas estatales a largo plazo, debido a que el sistema de bienestar y seguridad social del país es muy complejo y resulta muy caro, de modo que simplificarlo de esta manera podría reducir los costos burocráticos.

De la misma manera, esperan que este programa pueda incentivar a que más personas sin empleo empiecen a buscar trabajo, pues ya no tendrían la zozobra de perder los beneficios del subsidio de desempleo.

Un modelo parecido ya se está probando desde junio del año pasado en la localidad italiana de Livorno, en donde las 100 familias más pobres están recibiendo un subsidio mensual de US$525 (500 euros).

Fuente: Larepublica.co