En países como Estados Unidos se regalan flores de Cundinamarca en el Día de San Valentín, como símbolo de amor, amistad y aprecio.

Celebrar el Día de San Valentín es una tradición en varios países del mundo, en especial en Estados Unidos, y también la oportunidad perfecta para regalar flores cundinamarquesas. Precisamente el sector floricultor es uno de los más significativos ya que representa el 30,9% de exportaciones de Cundinamarca y la generación de 127.880 empleos, perfilando al departamento como el número uno en ventas a nivel internacional de flores.

“Mientras el mundo celebra el Día de San Valentín, nosotros queremos enviarle un abrazo a los miles de hombres y mujeres que trabajan a diario en los cultivos de flores. 130,000 empleos, aproximadamente, generan los cultivos en nuestro departamento. Son el 30% de las exportaciones que hacemos, por eso Cundinamarca es el primer productor de flores del país. Todo ese trabajo se le debe a hombres y mujeres que a diario se levantan temprano para ir a los diferentes cultivos y cumplir con su tarea”, manifestó el gobernador cundinamarqués, Nicolás García Bustos.

Es de resaltar que, según cifras de Asocolflores, sólo en 2021 fueron enviadas a Estados Unidos flores por valor de US$1.730 millones, transacción en la que Cundinamarca participó con el 82%, consolidando al departamento como el número uno en exportación en este renglón. En promedio, durante los últimos tres años (2019, 2020 y 2021), entre enero y febrero se vendieron cerca de 44.000 toneladas por US$ 270 millones.

Estas cifras dan cuenta de la importancia del sector floricultor en la economía de la región y dignifican a quienes comprometen todo su empeño y dedicación en esta labor, como Deisy Rojas, quien vive en el municipio de Facatativá y trabaja desde hace ocho años en el cultivo de flores Sunshine Bouquet ubicado en la finca El Secreto del municipio El Rosal, derivando de allí el sustento para su hija y el apoyo económico para sus padres.  Al igual que varios de sus compañeros, trabaja de lunes a sábado y dos domingos al mes, a partir de las 6 a.m., razón por la cual debe levantarse cada día a las 3 a.m.

“Quiero hacerles una invitación a todas las personas que aman las flores para que compren el producto cundinamarqués.  Las que cultivamos aquí son de excelente calidad y detrás de cada flor hay amor, pasión y sentimiento por todo lo que hacemos.  Gracias a nuestra labor en estos cultivos, alimentamos y sacamos adelante nuestras familias, pagamos un arriendo, les damos educación a nuestros hijos y tenemos calidad de vida”, comentó Deisy.

Es así como, gracias al empeño, dedicación y aporte de las mujeres floricultoras, y a la calidad y variedad de las flores exportadas en fechas como San Valentín, el nombre de Colombia siempre queda muy alto. Rosas, claveles, crisantemos, astromelias, hortensias y lirios, además de los bouquets elaborados con estas y otras variedades, llegan directamente a los supermercados en Estados Unidos y hacen de este 14 de febrero un día lleno de color, belleza y riqueza que evoca la tierra cundinamarquesa.