Una serie de irregularidades cometidas por los urbanizadores, el gobierno nacional y el mismo municipio de Soacha, fueron denunciadas por el concejal del partido Conservador Martín Peñuela. Advirtió que la ciudad es una bomba de tiempo que va a estallar, solicitó suspender los permisos de ventas y las licencias de construcción, y criticó duramente a a las Curadurías, a los Constructores y a la Secretaría de Planeación.


Así habló el concejal Peñuela al referirse al delicado tema de la masiva construcción de vivienda en Soacha y a todas las nefastas consecuencias que ha traído y traerá para el municipio.

Concejal Martín, qué beneficio ha recibido Soacha al otorgar tanta licencia de construcción de vivienda y cuál es su apreciación frente al tema Plusvalía?

Efectivamente la ley 388 del 97 obliga a los urbanizadores estar sujetos al cobro de plusvalía, entendida como el mayor aprovechamiento de los terrenos. Plus mayor, valía mayor valor, quiere decir que en terrenos como Ciudad Verde que era suelo rural, al pasar a ser urbano se incrementa el precio ostensiblemente. Un metro cuadrado en zona rural vale alrededor de $20.000, al pasar a ser urbano vale alrededor de $300.000 y $400.000 mt2. Eso genera un impuesto de plusvalía al municipio, el cual puede ser en plata, en terrenos o en compensaciones. Según el decreto 4065, el pago de plusvalía debe acreditarse primero para poderse expedir la licencia de construcción, o sea que las Curadurías urbanas otorgaron mal las licencias de construcción, teniendo en cuenta que hasta el momento en la Secretaría de Hacienda no reposa el inventario de que haya entrado un solo peso a las arcas del municipio por este concepto.

Las Curadurías entregaron unas licencias, pero entonces dónde está el error, quién verifica que los requisitos de ley se cumplan?

Según la norma y según el mismo acuerdo 13 de 2003, se le da toda la potestad y toda la autonomía a la secretaría de planeación para que sea ella quien vigile y supervise las licencias de construcción otorgadas por las Curadurías urbanas.

Bueno y al no haber resultados, significa que no ha habido vigilancia. Qué hacer entonces?

Nosotros hemos venido diciéndole a la administración que tiene toda la autonomía para suspender las licencias de construcción y los permisos de ventas preventivamente porque un acto administrativo no se puede derogar, pero sí se pueden suspender preventivamente hasta tanto no se cuente con la capacidad de darles servicios públicos, de movilidad , educación y salud.

En resumidas cuentas, por plusvalía no se ha recibido nada?

Le preguntamos al secretario de planeación y dice que hay unos avalúos, pero todavía no han ingresado ni un solo peso al municipio por el tema de plusvalía.

Usted tiene en su poder unos conceptos de pre factibilidad relacionados con los servicios públicos de cada uno de los proyectos de vivienda. Comencemos por Ciudad Verde, porque entiendo que no cumplió con las exigencias de la EAAB .

Ciudad Verde tiene una licencia de construcción y urbanismo en su primera etapa, la cual tiene la disponibilidad vigente y de hecho hizo las obras que tenía que hacer para esa primera etapa, lo que sucede es que ya la capacidad se desbordó y no es un secreto que para los terceros y cuartos pisos en las últimas construcciones no está llegando el agua. Pero es que para la construcción de la segunda etapa muy claro lo dice la disponibilidad de servicios públicos por parte de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, que se tiene que hacer una ampliación del tanque Cazucá y eso debe ser a costa del constructor, pero hasta el momento no se ha hecho nada.

Y en ese caso cómo se haría, sabiendo que la Empresa de Acueducto está prácticamente negando el suministro de agua?

Es ahí donde renace nuevamente la idea de que la Secretaría de Planeación le puede suspender los permisos de ventas y las licencias de construcción, porque los urbanizadores que están construyendo en dicho terrenos no son ningunos pobres ni mandados a recoger, son el poder económico más duro del país. Ahí está el Doctor Moreno, los Mazuera, Byron López, están los grandes urbanizadores, la misma constructora Bolívar, entonces que sean ellos los que hablen con el gobierno Distrital y desde luego con el Ministerio de Vivienda, porque es que Soacha está solucionando la cuota que tiene el gobierno Nacional en el tema de vivienda de interés social y prioritario.

Ahora, si no nos dan los servicios públicos, hay que hacer presión suspendiendo las licencias y que sean ellos los que hablen con el gobierno nacional y no el municipio estarles mendigando a ellos para que nos solucionen un problema que estamos heredando, más cuando el déficit habitacional de Soacha está entre un 12 y un 15 %, o sea que ese otro 85% es gente de Bogotá que va a llegar al municipio y es ahí donde se nos va a presentar la problemática, porque esos nuevos habitantes mañana vienen y hacen un paro, se toman la autopista, exigen los derechos que por constitución nacional hay que darles.

Concejal, pasando al Plan parcial Las Vegas, es cierto que los estudios de pre factibilidad para los servicios públicos ya se vencieron?

Es lo que toca mirar con la secretaría de Planeación, puesto que los planes parciales no son aprobados por licencias de construcción. Son adoptados mediante decreto que otorgó en ese entonces el alcalde José Ernesto Martínez; ya las licencias de construcción las expide las curadurías urbanas. En este caso hablamos de una pre factibilidad de servicios públicos, la cual ya feneció y es donde tenemos que entrar a mirar qué empresa o con qué disponibilidad de servicios públicos las curadurías urbanas están otorgándoles esas licencias de construcción y de urbanismo a las urbanizaciones nuevas.

Y en el caso de Colsubsidio Maiporé, que presenta problemas como el suministro de agua en carrotanques, intento de sacar agua del acueducto de santa Ana, basuras, falta de energía constante, en fin, cómo se analiza esta problemática?

Tuvimos la oportunidad de hablar con el gerente de Acuacentro, donde muy responsablemente vino y puso la cara a una citación que le hizo el concejo y prácticamente no tuvo argumentos para refutarnos. La Administración es una sola, Planeación le da el permiso de intervención del espacio público para que tome el agua del acueducto de Quintas de Santa Ana y la Dirección de Servicios públicos manifiesta que no hay un estudio de capacidad, no hay un estudio de suelos donde diga que ese pozo cuenta con la capacidad para brindarle agua a esas nuevas 17 mil familias que van a llegar a Maiporé, o sea que es algo ilógico. Ellos manifiestan que están esperando un concepto de la CAR para la explotación de un pozo profundo en el mismo terreno de Maiporé, pero se olvidan que el POT o acuerdo 046 de 2000 en su artículo 42, manifiesta la prohibición de explotación de nuevos pozos profundos; el de Quintas de Santa Ana se está explotando porque fue anterior al acuerdo 046, pero a partir de ahí no se pueden explotar nuevos pozos en el Municipio de Soacha.

Las familias que ya viven en Maiporé están recibiendo el agua en carrotanques y recordemos que la norma es muy clara y dice que sólo se puede prestar este servicio en caso de emergencia o de cortes programados. En el caso de las basuras, ellos las están recogiendo en un furgón, y recordemos que para hacer la recolección se debe hacer en un carro especial, un compactador que lleve aparte los líquidos lixiviados que son tóxicos, entonces no entiendo cómo el municipio no ha tomado cartas en el asunto en lo concerniente a esa urbanización que apenas está en 300 familias, pero que ya hay para entregar alrededor de cinco mil apartamentos.

Concejal, desde su lectura y su óptica, quien tiene la culpa de todo esto?

Nosotros desde el año anterior presentamos un proyecto para suspender las licencias de construcción, vino la ministra en Julio de 2011 y se comprometió con el Municipio, pero lamentablemente aprobaron la ley 1469 que nos quitó la autonomía a los concejos municipales para definir los usos de suelo, es por esto que llegaron esas viviendas. Yo creo que aquí gran parte de la culpa la tiene el gobierno nacional y el municipio ha sido permisivo en esas licencias, en no ejercer el control. Nosotros le tenemos miedo al gobierno nacional porque no hemos sido capaces de suspender las licencias de construcción preventivamente; no derogar el acto administrativo, pero sí suspenderlo hasta tanto nos solucionen lo de los servicios públicos.

En este caso, la ley faculta totalmente al alcalde para suspender las licencias preventivamente?

Claro, porque no están cumpliendo con el tema de servicios públicos. Por ejemplo en Ciudad Verde, yo los invito a que pidan un folleto de ventas y ahí mismo dice: “próximamente la Avenida ciudad de Cali”. Bueno, y quién la va a construir? El municipio no tiene cómo y Bogotá no tiene interés. No entiendo cómo, por ejemplo Parque campestre habla sobre un parque Metropolitano, quien lo va a construir? Son cosas bien delicadas, entonces ahí es donde nosotros como gobierno municipal, en cabeza del señor alcalde, tiene toda la autonomía para suspender los permisos de ventas. Es más, existe otra figura que son los permisos de habitación, no se pueden entregar las viviendas hasta tanto no cuenten con los servicios públicos, y tampoco se ha hecho.

Y quién faculta a la Secretaría de Planeación para suspender la entrega de viviendas?

Eso fue reglamentado en el concejo Municipal por un acuerdo en 2003. Por eso desde ese entonces se creó la Dirección de espacio físico y urbanismo, que en este caso es la que ejerce el control y la vigilancia a todas y cada una de las licencias de construcción otorgadas. Si no están cumpliendo, es causal de revocatoria del acto administrativo, eso lo dice la norma. Y en este caso no están cumpliendo porque ninguna de las disponibilidades de servicios públicos se ha cumplido. Por ejemplo, en Parque Campestre hay cuatro mil predios y les están dando el acueducto en carrotanques, sin tener en cuenta cómo volvieron nuestras vías. Aquí las calles del centro son paso obligado por los carrotanques toda la noche para llenar los tanques de almacenamiento en los nuevos bloques que están habitados en ese sector.

Finalmente, cuál es su mayor preocupación frente a este tema?, cómo se resolvería?

Yo desde el año inmediatamente anterior lo he venido diciendo, esto es una bomba de tiempo que va a estallar. Y cuando estalle es cuando nos van a decir que teníamos la razón. Aquí no se trata de oposición, porque no estamos en oposición, estamos haciéndole caer en cuenta a la administración y advertirle, porque le hicimos un oficio firmado por 18 concejales, donde le decimos: ‘Alcalde, el Concejo advierte lo que le va a suceder a Soacha por construir tanta vivienda y no tener la capacidad de infraestructura vial, servicios públicos, salud, seguridad ni movilidad para poderle brindar a toda la gente que va a llegar al Municipio. Y cuando ellos empiecen a protestar, pues aquí los vamos a tener, y tienen toda la razón porque nosotros como municipio no hemos hecho nada’.