La problemática de la movilidad en el Municipio de Soacha es una realidad que no solo lo soportamos quienes habitamos en esta ciudad y los municipios vecinos, sino aquellos que por obligación deben utilizar este corredor vial y por consiguiente es de conocimiento general en el país; cabe señalar con toda claridad que esta situación se presenta única y exclusivamente en la Autopista del Sur, ya que en la parte urbana el desarrollo de las actividades se realizan con toda la normalidad del caso.


Gracias a los medios de comunicación, en reiteradas ocasiones hemos podido manifestar que la situación que todos los días y en especial los fines de semana se presenta en la Autopista Sur, no es problema de Soacha porque esta es una vía nacional en la cual directamente tienen responsabilidad los entes del estado como la Gobernación de Cundinamarca y el Ministerio de Transporte en representación del Gobierno Nacional; sin embargo su concurso y participación en la solución de este problema a la presente fecha no ha tenido mérito alguno que valga la pena resaltar, al contrario esta situación pareciera ser ajena y permanece en el olvido.

El desarrollo y la sobrepoblación que ha tenido el Municipio en los últimos años es considerable, debido a la cantidad de proyectos de vivienda de interés social que se han desarrollado con el visto bueno del Gobierno Nacional, que con el pretexto de solucionar el problema de vivienda perjudica directamente los intereses de la ciudad, porque son miles y miles de familias que semana tras semana van tomando posesión en las viviendas adjudicadas por las constructoras, y que su fuente de trabajo y ocupación por simple lógica se encuentra en la capital de la República.

Alguna vez desde esta misma columna, con el respeto del caso que ha sido una de mis principales características, manifestaba que así como se van creando los negocios de primera necesidad para solventar la supervivencia de las personas, como tiendas, panaderías, cafeterías, bares, restaurantes, escuelas, colegios, misceláneas y almacenes, entre otros, de igual forma debe incrementarse la capacidad transportadora de las empresas legalmente habilitadas dentro del corredor Soacha-Bogotá, ya que dentro de las reglas del juego es claro señalar que existe una sobre oferta de pasajeros, especialmente en las horas pico.

El servicio de transporte de pasajeros por carretera que prestan las empresas legalmente habilitadas es un servicio público reglamentado en la Ley 105 de 1993; y como servicio público debe cumplir una serie de requisitos y cumplimiento de sus obligaciones como señala la Ley, situación que realmente en este caso no se cumple por ningún lado. Si realizáramos una encuesta sobre la calidad de la prestación del servicio, con toda seguridad puedo argumentar que ninguna clasificaría, esto debido a la ineficiencia de sus administradores y representantes legales que no han tenido políticas serias y claras sobre el tema y que por consiguiente se han dedicado a explotar a sus afiliados y asociados, en el caso de las cooperativas, lo que les ha llevado a una situación en la que el actual sistema de transporte esta al punto del colapso.

La falta de una excelente prestación del servicio se deben a muchos factores, entres los que se destacan: falta de organización en la distribución de rutas y horarios; un parque automotor obsoleto; falta de educación y preparación a los conductores; falta de control por parte de los inspectores de ruta y la misma Dirección de Tránsito en sancionar a las empresas que no cumplen los compromisos; la construcción de unos terminales adecuados en donde los pasajeros tengan acceso a una serie de servicios adicionales al del transporte; a lo que suma la falta de vías rápidas por donde puedan transitar los vehículos para poder realizar sus recorridos en el menor tiempo posible.

A la presente fecha me gustaría saber cuáles han sido los resultados del Sistema Unificado de Despachos, organizado por algunas empresas con el visto bueno de la Administración Municipal; ¿ Se podría decir que se han conseguido logros? ¿La comunidad ha sido beneficiada de esta medida? Con todo el respeto del caso, se puede manifestar que la situación sigue igual o peor aún todavía, ya que el ingreso a Bogotá en tiempo entre el año anterior y el presente se ha incrementado en más de 20 minutos en las rutas conocidas; igual la falta de control porque los conductores siguen manejando la doble tabla y los devueltos sin el cumplimiento total de las rutas; ejemplo después de las 6 de la tarde encontramos una fila de microbuses y busetas desde el portal del sur.

Sería muy importante que la Administración Municipal, en cabeza nuestro Alcalde, tome cartas en el asunto y que en coordinación con los empresarios del transporte se tomen políticas públicas claras de interés para el desarrollo y beneficio de la comunidad en este tema; por otro lado se debe realizar la gestión para que derogue la Resolución 002761 emitida por el Ministerio de Transporte, mediante la cual prácticamente se congela la reposición del parque automotor a las empresas prestadoras del servicio; de igual forma se debe restablecer el Convenio Interadministrativo Soacha- Bogotá con la finalidad de que la Policía de Tránsito no realice los operativos y no se lleven los automotores a los patios y los usuarios del servicio tengan que obligatoriamente quedarse a mitad del camino; la participación del permanente control por parte de los inspectores de rutas de las empresas que en algunos casos no existen, con la participación de la Dirección de Tránsito en el cumplimiento de rutas y horarios, entre otros argumentos, son válidos para que de una u otra manera mientras ingresa el sistema de transporte masivo, son importantes para mejorar la situación.