Algunas fundaciones y personas son acusadas de estafar a personas que desean adquirir vivienda. Sin embargo, la directora de la Fundación Goticas de amor insiste en que esta entidad ha trabajado dentro de la legalidad y que ha cumplido los pactos con sus afiliados.


Amelia Hoyos es una mujer que preside la Fundación Goticas de amor en Soacha, esta institución se encuentra ubicada en el sector de León XIII, se encarga de colaborarle a las personas que desean adquirir vivienda, a través de la gestión de los documentos correspondientes para que se haga efectiva la entrega de la casa o apartamento, según sea el caso. Esta fundación cuenta actualmente con 88 afiliados y ha participado en proyectos de vivienda en algunos barrios de Bogotá y Soacha, como por ejemplo la zona de Ciudadela Sucre, en donde apoya a algunas personas en la consecución de un hogar.

Por otra parte, desde el año pasado en algunos medios de comunicación se ha venido diciendo que personas inescrupulosas están estafando a compradores que con el sueño de obtener vivienda propia, delegan su dinero para que se les entregue lotes y escrituras al afiliarse o al realizar un pago por adelantado a fundaciones o entidades que presuntamente se encargan de tramitar los documentos, y que en un futuro pueden hacerlos acreedores de una vivienda.

Hay que decir que la Fundación Goticas de amor está vinculada a Asoprona, organización sin ánimo de lucro que se dedica a dar a conocer las diferentes organizaciones internacionales a las cuales se pueden dirigir las ONG’S y municipios en busca de ayuda logística (Procesos, dinero, etc.) para ejecutar proyectos de inversión social, comunal, religiosa, etc., entre ellos la construcción de vivienda.

Además, según cuenta la señora Amelia, existen fundaciones adheridas a Asoprona que cobran un valor de afiliación a aquellas que desean vincularse para iniciar el trámite de adquisición de vivienda. Este valor en un principio era de $115.000 y se utilizaba para gastos de fotocopias, tramitología y transporte de los compradores para que fueran y vieran los proyectos de vivienda en los cuales ellos estaban invirtiendo, ya que el representante de Asoprona, Alfonso Cardozo, así lo dispuso.

Pero lo llamativo es que estas fundaciones han estado cobrando un valor más alto al estipulado para cubrir sus gastos internos, y lo que la señora Amelia desea aclarar por este medio es que la Fundación Gotitas de amor en principio cobró los $115.000, pero apenas se enteró que los directivos de otras fundaciones se aprovechaban de esta situación, enriqueciéndose a costa de las personas que con ilusión querían adquirir vivienda, a lo único que atinó fue a devolver el dinero que hasta ese entonces habían aportado los contribuyentes.

“Yo quiero aclarar que nosotros como fundación sí cobramos los 115 mil pesos que el señor Cardozo ordenó, pero viendo que salieron muchos comentarios el año pasado, se hizo la devolución del recurso a todos los afiliados; los poquitos que quedaron, 88 en total, solamente han invertido los 30 mil pesos del bono solidario que tiene Asoprona. Yo, Amelia Hoyos, siempre en toda la reuniones les estoy diciendo que no entreguemos ni un sólo peso más hasta que no tengamos las escrituras en la mano, si alguien lo hace, será bajo su propia responsabilidad y cuidad”, finalizó.