Las directivas del Hospital San Rafael se afianzan en su empeño de convertirse en el mayor receptor de leche humana en el país. Por eso el centro hospitalario fue el primero en recibir asesoría y apoyo de expertos brasileros, y fue aquí donde empezó a funcionar el primer banco de leche materna en Colombia.


La iniciativa ha contado con el total respaldo del actual gerente José Mauricio Álvarez Torres, quien manifestó su interés por promover esta campaña que beneficia principalmente a bebés huérfanos, abandonados, prematuros, con bajo peso al nacer o hijos de madres que no los pueden amamantar directamente.

“Es importante hacerles entender a las madres que los bebes alimentados con leche materna tienen menor riesgo de contraer infecciones, ayuda a combatir la desnutrición infantil y es el único alimento completo en los primeros meses de vida”, indicó el gerente Alvarez Torres.

El banco cuenta con las instalaciones apropiadas de acuerdo a los requerimientos internacionales, y desde que entró en funcionamiento en noviembre de 2011, se han recolectado 243.724 mililitros de leche, que han beneficiado a 171 niños, de 168 madres donantes.

Importancia de la lactancia materna

De acuerdo a la UNICEF, si todos los niños fueran alimentados exclusivamente con lactancia desde el nacimiento, sería posible salvar cada año aproximadamente 1.5 millones de vidas. Y esas vidas no sólo se salvarían, sino que mejoraría sus condiciones actuales, debido a que la leche materna es el alimento perfecto para el niño durante los primeros seis meses de vida en forma exclusiva y hasta los dos años en forma complementaria.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2001 acreditó a los Bancos de Leche Humana como una de las mejores estrategias sanitarias en la disminución de la mortalidad infantil y en la protección del amamantamiento.

La Leche Materna es un producto humano y por lo tanto no se puede cobrar. Se dona en forma libre y voluntaria.

El Banco de Leche Humana en Fusagasugá, es orientado por la Jefe Pilar Camacho, quien viene invitando a las madres que estén amamantando a su bebé a ser donantes. En cortas jornadas les explican cómo es el procedimiento de extracción desde sus hogares, el que se debe cumplir con todas las normas de higiene y seguridad. Una vez recolectado la leche, se refrigera y se mantiene así para conservar la cadena de frío, luego se analizan sus características químicas y finalmente es sometida a un proceso de óptima y adecuada pasteurización, para obtener un producto de extremada calidad.

Se advierte sin embargo, que no pueden ser donantes mujeres fumadoras, que consuman alcohol o sustancias psicoactivas, que no estén recibiendo medicamentos que contraindican la lactancia, como los indicados para el tratamiento del SIDA o cáncer, no tener enfermedades inmunosupresoras y preferiblemente que no esté embarazada.

Los encargados del banco de leche, se encuentran así mismo adelantando una campaña para recolectar frascos de vidrio con tapa plástica, especialmente de mayonesa y café instantáneo, elementos estos que deberán ser sometidos a los más estrictos patrones de esterilización.

Las donaciones de los frascos se pueden hacer en el Banco de Leche Materna, ubicado en el cuarto piso del Hospital San Rafael de esta ciudad.