Gobierno nacional desestima ‘zonas especiales de paz’ propuestas por las FARC

El gobierno nacional a través de sus voceros en La Habana (Cuba), aseguró que las aspiraciones de las FARC sobre la redefinición de las Fuerzas Militares no tienen futuro. De esta forma la delegación del Gobierno en los diálogos de paz le respondió a la guerrilla, que recientemente había pedido la reducción y el cambio de funciones de las Fuerzas Armadas, en el marco de lo que ellos han llamado ‘zonas especiales de paz’.


Luego de que las Farc pidieran, entre otros, la desmilitarización de territorios donde concentrarían a guerrilleros en el marco de las zonas especiales de paz, la delegación de paz del Gobierno Nacional en La Habana aseguró que no adelanta el proceso “para hacer entrega de territorios ingobernables”.

A través de un comunicado leído por el General (R) Jorge Enrique Mora Rangel, la delegación de paz se refirió a las recientes declaraciones de la guerrilla, en las que sumado a la delimitación de las zonas especiales de paz, las Farc piden la reducción y el cambio de funciones de las Fuerzas Militares.

“No estamos en este proceso para dividir el país, ni para hacer entrega de territorios ingobernables. Nuestra Constitución no es para reemplazarla en la Mesa. Al contrario, en ella se habla de una Colombia única e indivisible. Nunca hemos pensado en una Colombia fragmentada, no hace parte de nuestro imaginario, ¡jamás lo hemos pensado! Los famosos Terrepaz hacen parte únicamente del imaginario de las Farc”, sostuvo la delegación.

Según la delegación, los ‘extensos y diarios’ comunicados de los últimos días cargados de temas, propuestas y mensajes relacionados con las Fuerzas Militares de Colombia y la Policía Nacional, “simplemente reflejan aspiraciones de las Farc que no tienen futuro”.

“Las Farc deben tener absolutamente claro que el proceso que estamos adelantando no incluye reconvenciones, ni redefiniciones a la misión y presupuestos, al tamaño de las Fuerzas, tampoco a su organización”, sostuvo en su declaración Mora Rangel.

En la comunicación, la delegación de paz reconoce que la instalación de la mesa de diálogos busca llegar a unos acuerdos y poner fin a un conflicto armado interno; no obstante, indicó el Alto Oficial: “una cosa es la ilegalidad, la violencia y la amenaza. Y otra muy distinta es el Estado, la sociedad, la legitimidad”.

“Tenemos certeza de que la solución del conflicto armado interno nos debe llevar al tránsito de las FARC a un movimiento o partido político. Nuestro compromiso como Gobierno y sociedad es facilitarlo, asegurarlo y honrarlo. El futuro del nuevo movimiento o partido político estará sujeto única y exclusivamente al favor de los colombianos, ¡jamás a conveniencias, intereses o imposiciones!”, precisa la delegación.

Sobre la reducción y el cambio de funciones de las Fuerzas Militares –enmarcado en lo que las FARC llaman “adecuación de la institucionalidad del Estado a la doctrina y la política de seguridad humana integral”– la delegación agregó que se trata de una “reiterada argumentación” de cambios en doctrinas que “no fueron aceptadas, ni practicadas por nuestras instituciones y que son más el producto de imaginarios superados hace muchos años, no hace ninguna contribución a las expectativas de paz”.

Fuente: Elespectador.com

cargando...