Google concretó ayer la compra de Waze, la compañía israelí de aplicaciones de tráfico y navegación para teléfonos celulares, por un monto no revelado, adquiriendo un servicio de mapas en línea y tiempo real para proteger su liderazgo en uno de los activos más cruciales en el uso de dispositivos avanzados.


La tecnológica estadounidense confirmó la información en un blog propio, sin anunciar el precio, pero en la industria se maneja la cifra de 1.300 millones de dólares.

El acuerdo con Google llegaría tras fracasar las conversaciones entre Waze y Facebook el mes pasado, según informaciones del blog tecnológico AllThingsDigital.

Waze no quiso reubicar a su equipo de ingenieros con sede en Israel a la sede de Facebook en Estados Unidos, según el reporte.

Los servicios de mapas y navegación se han convertido en un activo clave para las tecnológicas a medida que los consumidores compran teléfonos más avanzados y otros dispositivos móviles.

Waze usa señales de satélite de los teléfonos de sus usuarios para generar mapas y datos de tráfico, que entonces se pueden compartir con otros usuarios, ofreciendo información en tiempo real sobre el tráfico.

El actual servicio de mapas de Google está entre los más populares, lo que podría provocar cuestiones antimonopólicas.

Waze, que en sus cuatro años de historia ya tiene 47 millones de usuarios, ha recibido 67 millones de dólares en financiación de firmas como Kleiner Perkins Caufield & Byers, Blue Run Ventures y Qualcomm Inc.

Este año ha habido informaciones de medios que apuntaban a que Apple también negociaba la compra de Waze.

Google, que en los últimos meses ha visto subir sus acciones a más de 900 dólares cada una, se ha convertido en el rival de Apple en el mercado bursátil, cuyos títulos han caído más del 40 por ciento en este año.