Un vigilante de un prestigioso conjunto residencial del norte de Bogotá formaba parte de una banda de delincuentes que asaltó varios apartamentos.

La banda era liderada por una mujer conocida como Sandra, pero la organización delincuencial fue desmantelada por el Gaula de la Policía en las últimas horas. Dicen que ella conocía a sus víctimas y planificaba los hurtos en los apartamentos ubicados en el norte de la capital del país.

Otro miembro de la banda era Arley, quien tenía antecedentes por homicidio. Era el que ejecutaba el millonario robo porque tenía como cómplice al guarda de seguridad, quien le permitía entrar y salir del conjunto residencial sin ningún problema.

Pero la banda no solo se dedicaba a robar los apartamentos. Días o semanas después del hurto, llamaban a sus víctimas para pedirles dinero a cambio de devolverles sus pertenencias.

Por ejemplo, una mujer víctima de los ladrones recibió una llamada de un sujeto quien dijo tener algunas cosas robadas, y para devolvérselas tenía que pagar la suma de 10 millones de pesos. Posteriormente, otro delincuente llamó y le dijo haber sido “traicionado” por sus compañeros del crimen y que por eso le estaba ofreciendo a la víctima información sobre el robo, pero que antes tenía que consignar ya no 10, sino 30 millones de pesos.

El Gaula le venía haciendo seguimiento e identificó a los responsables del hurto y de las llamadas extorsivas y, en coordinación con la Fiscalía General, fueron capturados por el delito de hurto calificado y concierto para delinquir.

La banda delinquía principalmente en el norte de la ciudad y aprovechaba la vulnerabilidad de los adultos mayores y la complicidad del vigilante del conjunto residencial para cometer los robos.

Fuente: caracol radio