Desde las ocho de la mañana y hasta las tres de la tarde, la Alcaldía Local de Suba en compañía de Integración Social, CORCINDEP, Hospital de Suba y Punto por el Derecho a la Salud, prestaron atención integral a 80 habitantes de calle del sector de Santa Cecilia en la localidad de Suba.


Con música y comida fueron recibidos estos hombres y mujeres, quienes se integraron a la jornada por el restablecimiento de los derechos y de la salud, acompañados de algunas personas que asisten a los Centros de Día y Noche y que están en proceso de recuperación.

Servicio de ducha, donaciones de ropa por parte de vecinos, entrega de kit de aseo, jornada de vacunación para niños, adultos y mujeres embarazadas, consulta médica y odontológica, inscripción para que inicien el programa con Integración Social y servicio de corte de cabello, fueron las actividades que beneficiaron a estas 80 personas el día de hoy.

“Agradecemos mucho la gestión que ha venido adelantando la alcaldesa Marisol Perilla Gómez y su equipo de trabajo, porque es la única mandataria que ha entendido la importancia de realizar este tipo de proyectos con la comunidad más vulnerable”, aseguró Luz Marina Zamudio, líder comunitaria del barrio Santa Cecilia I Sector.

¿Por qué invertir en este tipo de proyectos?

“Lo que hemos visto es que los habitantes de calle son ciudadanos excluidos del marco interinstitucional que garantiza sus derechos, principalmente porque no están organizados y porque de alguna u otra manera no cuentan con su documento de identificación”, expuso la alcaldesa Marisol Perilla Gómez.

Así mismo expresó, “de ahí radica la importancia de nuestra labor; es importante que desde la administración local se apoyen los diferentes proyectos sociales que promuevan y garanticen que estas personas puedan acceder a sus derechos, independientemente de la situación particular por la que atraviesen, ya que son seres humanos y requieren dignificar su condición”.

Por otro lado, Humberto Jiménez, referente de adultez de la Secretaría de Integración Social mencionó “…de las personas con las cuales estamos trabajando actualmente, el 60% son adultos y el restante son jóvenes (desde los 15 hasta los 29.9 años). Con estas jornadas queremos brindarles una ayuda integral y humana; lo que se busca es generar un autocuidado en ellos, mediante el baño, peluquería, vacunación, ropa en buen estado y alimentación”.

“Estos hombres y mujeres han sido catalogados como indigentes o desechables y gracias a nuestra gestión se ha logrado reivindicarlos como ciudadanos habitantes de calle, que tienen derechos y obligaciones con la sociedad. De esta manera, en la medida en que se pueda seguir con estos proyectos y se cuente con un presupuesto para llevarlos a unos centros y procesos de rehabilitación, podremos lograr que se bajen los índices de habitabilidad de calle, consumo de sustancias y robos. Necesitamos del apoyo contante de las instituciones, pero también del apoyo integral de las familias, que está muy perdido”, aseguró.

Finalmente, la lideresa comunitaria del barrio generó una reflexión sobre el proceso que se adelanta con esta población. “Somos seres humanos y sentimos, no se nos olvide que tenemos hijos y nietos y no sabemos en qué momento esta situación nos toque a nosotros como madres o padres. Por eso nuestro grupo de trabajo conformado en este barrio, está comprometido con la causa. Ellos son personas vulnerables y necesitan de cada uno de nosotros para poder salir de esta situación”.