Habitantes de calle se hospedan en carrera 1 de San Mateo

Preocupados y disgustados están los residentes de Portal de San Ignacio por cuenta de algunos habitantes de calle que se quedan a dormir en el separador de la carrera 1, generando además de un mal aspecto visual del sector, la sensación de peligro entre la comunidad.


Desde hace varias semanas, es común ir caminando por la carrera 1 de San Mateo y encontrar ‘en medianoche’ a algunos habitantes de calle, que gracias a la comodidad que supone para ellos el prado del separador de la vía, se disponen a pasar la noche en él, ocasionando cierto grado de temor en las personas que llegan de sus trabajos a altas horas de la noche o incluso en las madrugadas debido a que pueden ser atracados o atacados por alguno de estos individuos.

“Ya están cogiendo la avenida de dormitorio y aquí viven varios niños que salen en las mañanas a estudiar y tienen que encontrarse a los habitantes de calle durmiendo, yo creo que se debería tener alguna medida que permita controlar este tipo de población para que a estas personas no se les vea como indigentes sino como seres humanos que necesitan algún apoyo social”, señaló Diego Sánchez, residente de portal de San Ignacio.

“Hasta el momento no me han hecho nada, pero creo que la policía debe estar pendiente por si algo desafortunado llegara a ocurrir, además considero que hay que diferenciar entre un habitante de calle y un ñero, porque éste último es más peligroso y es el que atraca. De todas maneras es incómodo para todos que estas personas vengan e irrumpan la tranquilidad de nosotros”, expresó Hernando Bolívar, habitante del sector.

Pero si los habitantes de calle para los residentes representan una amenaza, para los comerciantes la situación no es que varíe mucho, ya que aseguran que en ocasiones llegan solicitando dinero a los establecimientos comerciales, espantando a los clientes que acuden a comprar algún artículo que necesiten y motivándolos para que no vuelvan más a sus negocios, por lo que solicitaron un acompañamiento más efectivo de la policía, además exigen a la Secretaría de Desarrollo social implementar políticas de apoyo para que esta población sea acogida en algún lugar.

“Nos estamos viendo perjudicados económicamente porque la gente no quiere volver a nuestros negocios, no es por generalizar, pero si hay algunas partes donde los habitantes de calle llegan pidiendo plata o comida y la gente se asusta pensando que les van a hacer algo malo y por eso deciden no volver e ir a otros lugares a comprar lo que necesitan”, manifestó Jorge Melo, comerciante del sector.

Si bien este es un problema que se presenta no solo en esta zona de la comuna cinco, sí es de aclarar que la comunidad está extrañada porque el comando de Policía está cerca al sector y aunque no se han presentado hechos delictivos por cuenta de estos habitantes de calle, los residentes no saben qué hacer para que la población mal llamada ‘indigente’ siga en aumento.