Aunque la petición de los habitantes de Soacha continúa siendo la puesta en marcha del servicio de buses alimentadores, los usuarios de Transmilenio aseguran que desde que se puso en marcha la estación intermedia de San Mateo la congestión se ha reducido. Sin embargo hay momentos del día que la frecuencia de buses es demasiado baja.


El servicio de Transmilenio en Soacha sigue siendo calificado por los usuarios como “muy regular” debido a la gran congestión, al mal comportamiento de la gente y la baja frecuencia de los articulados, especialmente en horas valle y los días sábado.

María Alejandra Mendieta es una residente del sector de Compartir que todos los días sale de su casa a las 4:30 a.m. para desplazarse hasta San Mateo. Asegura que desde que se habilitó la Estación Intermedia la congestión se ha reducido, pero reclama el servicio de buses alimentadores, razón por la cual todos los días debe pagar 2.000 pesos adicionales.

“Yo me gasto diariamente $6.000 en pasaje cuando deberían ser sólo $4.000, es decir, por falta de los alimentadores dejo de comprar una bolsa de leche al día para el desayuno de mis hijos”, sostuvo la usuaria.

Si bien los usuarios reconocen que con la puesta en marcha de la Estación Intermedia la congestión a la hora de abordar los articulados bajó considerablemente, el problema sigue siendo el golpe al bolsillo de la mayor parte de los usuarios.

“Pues muy bueno que ahora no se hagan esas filas tan largas que eran aburridoras, pero cuándo ponen los alimentadores. Es que a muchos nos toca pagar doble y hasta triple pasaje porque los trabajos quedan muy distantes”, añadió José Antonio Villamarín, residente en Portalegre.

El 28 de mayo pasado se puso al servicio la Estación Intermedia y con el correr de los días se fue mejorando el acceso, lo que sin duda ha servido para la descongestión, especialmente en horas pico.

Sin embrago ese mismo día, la gerente de Transmilenio, Alexandra Rojas, aseguró que los alimentadores no se habilitarían en el mediano plazo. “Nosotros tenemos mucha experiencia en la operación de troncales y sabemos que cada vez que habilitamos alimentación, la estación tiene un incremento de uso bastante significativo; el sistema en las condiciones actuales no puede de ninguna manera dar al servicio una alimentación que signifique un incremento en el uso de la estación”.

Para la implementación de rutas alimentadoras, según la gerente, es imprescindible
la construcción y puesta en marcha de las fases dos y tres de Transmilenio. Aseguró que la entidad no es responsable y tampoco tiene que ver en la construcción de las mismas, por lo tanto le trasladó la responsabilidad al Gobierno Nacional, Departamental y Municipal.