Seis de cada diez usuarios consultados por este medio manifestaron su inconformidad con el servicio que presta el sistema Transmilenio en el municipio. La baja frecuencia de los articulados, la falta de buses alimentadores, el pésimo estado de las estaciones y la inseguridad, fueron las denuncias más relevantes de los habitantes de Soacha.


Diez meses después de inaugurado el sistema en el municipio, los usuarios aún no entienden por qué los articulados comenzaron a operar sin la habilitación de las rutas alimentadores dentro de la ciudad. “A nosotros nunca nos explicaron cuál es el motivo por el que no están funcionando los alimentadores y por qué nos cobran la tarifa plena si se supone que dentro del total del pasaje se incluye este servicio”, dijo José Alejando Martínez, residente en la comuna cinco de Soacha.

Otro de los motivos de protesta e inconformismo es la falta de frecuencia de los buses articulados, especialmente en horas pico. “Casi siempre la causa de protesta es porque no despachan buses rápido, entonces la gente se desespera y se lanza a la vía a bloquear para llamar la atención”, manifestó Lorena González, habitante del barrio la Amistad.

Pero si de irregularidades se trata, a las quejas anteriores se suma el descuido y deterioro de las estaciones. Las puertas de acceso a los articulados no sirven y se prestan para que los desadaptados ingresen sin pagar el pasaje, o en algunos casos los ladrones entren sin que los pocos policías se percaten.

“Las puertas dan vergüenza, ninguna sirve, la mayor parte están colgando y la verdad esto se presta para que cualquiera ingrese y salga porque dentro de las estaciones no hay ninguna clase de seguridad”, denunció Claudia Salamanca, residente en San Mateo.

La alta concentración de público dentro de las estaciones también es motivo de inconformismo. “Todos los días, entre las 5:00 a.m. y las 8:30 a.m. el acceso a los vagones es demasiado complicado, muchas veces uno se demora hasta 20 minutos en el sólo ingreso”, añadió Germán Molano, habitante de Compartir.

Para solucionar lo relacionado con el tamaño de las estaciones, el pasado 23 de octubre la Secretaría de Infraestructura, Valorización y Servicios Públicos de Soacha adjudicó la Licitación Pública No. 15 de 2014, cuyo objeto es el “estudio, diseño y construcción de nuevos vagones, y ampliación de los existentes del sistema Transmilenio, de la Fase I del municipio de Soacha – Cundinamarca”.

La ampliación de las estaciones San Mateo, Terreros y León XIII incluye la construcción de un vagón adicional que cumpla con los parámetros operacionales de buses biarticulados, mientras que la Despensa no fue incluida en este proyecto, dado que el flujo de pasajeros no es tan elevado.

En cuanto a la prolongación de la troncal hasta el sector del Vínculo, el secretario de movilidad del departamento, Andrés Díaz, dijo que los estudios y diseños fueron contratados en el mes de febrero pasado con recursos del departamento, y que estarán listos en febrero de 2015.

Sin embargo, aseguró que el cronograma de contratación de la obra dependerá de la asignación de recursos del Gobierno Nacional.

Foto: El Tiempo.com