Desde las primeras horas de hoy sábado el municipio de Soacha afronta un paro convocado por los transportadores en rechazo a la disposición tomada desde la Dirección de Transporte respecto a la implementación de un nuevo plan de rodamiento.


Sectores como Compartir y Ciudad Latina en la comuna uno o San Humberto en la comuna seis fueron algunos de los más afectados debido a la alta demanda de usuarios que solicitan el servicio de transporte hacia Bogotá para poder desplazarse a sus lugares de trabajo.

Hablan los conductores

“Iba a salir a trabajar pero no pude porque estaban tirando piedras a quienes salieran a conducir en Compartir, San Mateo y San Humberto. He oído que la protesta se debe a la puesta en marcha del plan de rodamiento, pero no sé concretamente cuál es el motivo”, dijo Ricardo Ramírez, Conductor de la empresa Cootransfebo.

“No sabemos quién promueve este cese de actividades pero apoyamos la determinación de no salir a trabajar porque el señor Director de transporte nos tiene cohibidos para prestar nuestro servicio y ha mandado rutas a sectores que no generan rentabilidad, desocupando el paradero de Compartir. Desconocemos el motivo de la decisión o si es que se debe a que van a venir otras empresas. Esa medida no permite la óptima generación de ingresos, ni para el vehículo ni para nuestro sostenimiento, pues debemos pagar rodamiento y así no es posible. Creemos que es algo indefinido, pero sabemos que al vehículo que salga lo apedrean y por eso tampoco nos atrevemos a sacar los carros”, afirmó Pedro González*, conductor de la empresa Sidauto.

Por otro lado, algunos representantes de Cootransfebo manifestaron su molestía por lo que ellos creen perjudicará el buen desarrollo de sus labores frente al cubrimiento de la demanda de pasajeros.

“Tenemos una carta firmada por el señor William Ardila en la cual nos dicen que la medida dictada por él es de carácter obligatorio y debe cumplirse en su integridad para evitar ‘sanciones’ por su inobservancia, cosa que interpretamos como una amenaza que nos hace abstenernos de prestar el servicio, porque aseguran que nos van a inmovilizar los vehículos. El plan de rodamiento no es competencia de Ardila, eso corresponde a los encargados de esto en cada empresa, es una medida arbitraria. Ahora, la disminución del parque automotor ha dificultado el cubrimiento de la demanda; en sectores como Compartir teníamos un total de 57 carros y ahora según el listado nos han dejado tan sólo 20 con los cuales debemos cubrir todas las 5 rutas que van hacia Bogotá, eso es insuficiente teniendo en cuenta un flujo de personas como el que hay en Compartir y el tiempo que toma hacer un viaje ida y vuelta, es físicamente imposible satisfacer a todos los usuarios”, anotó Julio García*, despachador de Cootransfebo.

Frente a la disminución del parque automotor, García agregó que varios de los colectivos que funcionaban en Compartir fueron enviados a Los Olivos, zona que en este momento cuenta con cerca de 70 colectivos y donde según recalca García no se conocen las rutas ni los recorridos, a lo que se suma la mínima demanda frente a la amplia oferta que se ha dispuesto allí.

“Los buses han sido enviados a diferentes lugares, un día se puede estar en un sector y mañana en otro y el problema es que en esos sectores en hora pico no se sale con más dos pasajeros como por ejemplo en Los Olivos, donde el carro llega vacío hasta la Autopista sur y no se alcanza a hacer ni la mitad del producido, de donde debemos sacar para dar una cuota diaria al dueños del carro. No podemos estar de acuerdo con una medida así y por eso hacemos este paro”, agregó Filiberto Rodríguez, Conductor de Cootransfebo.

Rodríguez se refirió también a las quejas recurrentes hechas por los pasajeros en cuanto al despacho de las rutas tanto en el paradero como en cada destino cuando se devuelven a Soacha. “Siempre hemos organizado las rutas que se necesitan, si la gente requiere de un Abastos, se despacha Abastos, nosotros vamos a donde necesita la gente. Respecto al retorno en las horas pico se da un control en cada paradero y eso está muy organizado, por lo general llegamos hasta el destino, cambiamos la tabla y nos devolvemos, ya quienes no lo hacen es porque seguramente están ‘tanqueando’ o ‘algo así’, pero igual no son todos y el control es muy estricto en ese sentido”.

La voz de los usuarios

“Son las 8:55 AM, llevo 15 minutos esperando transporte hacia la Av. 68, no sabía que había paro y tengo que estar en el trabajo a las 10:00 AM y se supone que vengo hasta Compartir porque en mi barrio el servicio es muy malo y preciso me encuentro con esto”, así lo expresó Johhana Molina, residente del barrio Ducales en la comuna uno.

“Necesito ir hasta Carimagua y espero desde hace tres horas algo que vaya por la Av. Boyacá, pero ni en Compartir, ni en Ciudad Latina hay colectivos. Madrugué para ir a atender mi punto de venta, pero no esperaba encontrarme con esto y veo difícil poder llegar a tiempo si la situación sigue como está. Confío en que se pueda solucionar algo porque la verdad no sé cuál es el motivo del paro y si quisiera ir en un particular no podría puesto que están cobrando $5000 por llevar gente hasta el puente de Soacha”, aseguró Maryi Ramírez desde el sector conocido como ‘Los Cristales’ en Compartir.

Las razones

La molestia de los transportadores había sido manifestada tan pronto se dio a conocer el nuevo plan de rodamiento y las amenazas de paro venían desde el mismo día en que comenzó a aplicarse. Sin embargo sólo hasta hoy los conductores decidieron parar como medida de presión para que el municipio revoque la norma donde se reordenan cada una de las rutas. (Leer:http://www.periodismopublico.com/Serio-apreton-a-rutas-de)

El anuncio de las nuevas medidas por parte de la dirección de transporte se dio a conocer el pasado sábado 14 de agosto cuando, con planilla en mano, el mismo titular William Ardila dijo que en adelante los 1.858 vehículos debían prestar su servicio de acuerdo a la asignación específica de rutas otorgada desde el municipio.

Los carros se identificaron uno a uno, se agruparon y luego se asignaron a los sitios de más alta afluencia de público, respetando los destinos actuales y llegando a otros barrios.

El director de transporte, William Ardila, dijo en ese entonces que el nuevo plan de rodamiento es fruto de la concertación con las empresas, la visita a los diferentes sitios, la recolección de inquietudes, quejas y el malestar de la comunidad, especialmente en sectores neurálgicos; “se analizaron necesidades, número de vehículos y como resultado llegamos a este plan de rodamiento unificado que nos permitió destinar la cantidad de vehículos que se necesitan en cada sitio de despacho, especialmente en horas pico”.

Sin embargo hoy los conductores muestran un gran malestar y no hay servicio de transporte regular como protesta a esas medidas. Muchos de ellos están exigiendo garantías de seguridad para la reorganización de las nuevas rutas, por considerar que en algunos barrios se registran constantes atracos y algunas calles se encuentran en mal estado.

.