Un hecho que ya se había vivido en ocasiones anteriores interrumpió nuevamente la tranquilidad de los habitantes de esta parte de Soacha: otra vez las aguas del Humedal Tierra Blanca se desbordaron e inundaron un total de siete viviendas de los dos sectores, en donde sus habitantes se vieron obligados a amanecer sacando el agua de sus casas. El hecho casi ocasiona la toma de la Autopista sur.


Con rabia, decepción y un profundo malestar por la ineficiencia que han tenido, no sólo las pasadas administraciones sino también la CAR y otras entidades oficiales, los vecinos de Santa Ana y Némesis pasaron la noche en vela tratando de impedir que las turbias aguas entraran a sus viviendas y acabaran con los pocos enseres que muchas de estas personas han logrado obtener.

“Anoche nos tocó prácticamente ‘navegar’ y estar encima de los andenes. El agua nos llegaba hasta las rodillas y tuvimos que pasar la noche en vela para sacarla de las casas, procurando que la inundación no fuera mayor. Sin embargo, como se puede ver, aún seguimos sacando agua a pesar de que el nivel ya bajó”, explicó Luis Rojas, habitante de Santa Ana.

“El problema no es que haya o no haya gente viviendo sobre la ronda del Humedal, sino que aquí se debe hacer dragado y canalización de sus aguas. La inundación no es de ahora, este es un problema que viene de mucho tiempo atrás. Aparte de que el ecosistema está lleno de basuras, la tubería que hay en las alcantarillas es muy pequeña, por eso creo que como primera medida se debe dragar el Humedal, para que después de eso se cambien o se amplíen las tuberías a fin de que las aguas puedan circular sin ocasionar estos desastres”, expresó Luz Marina Serrato, residente de Santa Ana.

Intento de toma de la Autopista sur

Hacia las 11:00 am, cuando ya habían pasado más de 12 horas después de la inundación, un grupo de vecinos amenazó con tomarse la Autopista sur, como forma de presión para hacer que el Alcalde Juan Carlos Nemocón arribara al lugar para atender la emergencia, a pesar de que este había anunciado momentos antes que iría a la zona tan pronto como terminara su recorrido en Olivares.

“Nos la hemos pasado sacando agua con lo que tenemos a la mano, buscando mitigar un poco la inundación que nos está afectando. Las cajas de las casas no dan abasto con la cantidad de agua que circula, y hasta la fecha no hemos recibido ayuda de ningún ente gubernamental para solucionar la problemática que estamos viviendo en el momento. Exigimos una solución real, no algo provisional. Lo primero que deben hacer es limpiar el Humedal y luego hacer mantenimiento al alcantarillado, además se debe exigir a quienes recogen la basura que limpien los escombros que dejan para que no se siga llenando de residuos este afluente”, manifestó Marcela Vargas.

“La problemática es bien complicada porque todas esas aguas que caen no tienen un sumidero, y como consecuencia todos los vehículos que pasan por acá las arrastran hasta las casas. Se han inundado varias viviendas, no ahora sino desde hace mucho tiempo, incluso en el Colegio Juan Pablo II los niños también se ven bastante afectados. Vivo acá hace 19 años y la problemática se empeora cada día más en vez de mejorar; el Humedal está completamente taponado y para completar la gente no toma conciencia de eso, sigue arrojando basuras y continúa apropiándose del terreno con construcciones ilegales”, agregó Hilda Zapata, Presidenta de la JAC de Némesis.

Los fuertes ánimos de la comunidad provocaron que se bloqueara la Cll. 11 (vía de acceso a Santa y Compartir) y se lanzara la advertencia de que por cada 20 minutos que el Alcalde tardara en llegar, la multitud avanzaría hacia la Autopista para iniciar con el bloqueo. Lo anterior aceleró el desplazamiento del Alcalde, quien tan pronto conoció la situación, partió hacia Santa Ana desde Olivares para apersonarse de la crisis que se vivió momentáneamente, arribando finalmente hacia el medio día.

El Mandatario municipal realizó un recorrido para hacer el diagnóstico de la emergencia, y después de una reunión con la comunidad, explicó las conclusiones y las medidas que se tomarán para este caso particular:

“Hemos tomado algunas decisiones que van a mitigar provisionalmente la emergencia, constituimos un comité con líderes del sector para tomar determinaciones más profundas, que seguramente nos permitirán más adelante ampliar los colectores y los interceptores de aguas negras, los cuales a su vez ayudarán a disminuir las inundaciones futuras. Adicionalmente vamos a comprometer a la CAR para que se drague el Humedal Tierra Blanca.
En el momento tenemos 7 familias reconocidas que resultaron damnificadas en este sector, más otras 70 que están en Olivares, para un total de 77 familias afectadas, que sumadas a las 53 del deslizamiento en El Arroyo, nos da un gran consolidado de 130 familias damnificadas en lo que va de esta temporada invernal”, aseguró Nemocón.

El Alcalde se refirió nuevamente a la posibilidad de reubicar a los damnificados del invierno en la oferta inmobiliaria que se construye actualmente en Soacha, explicando que esta va dirigida a personas que estén en sectores de inundaciones o de deslizamientos, y tengan su propiedad legítimamente constituida y legalizada:

“Esta es una decisión que hemos tomado desde el CLOPAD, la cual ya conoce el Señor Gobernador y que hemos incluido dentro del mismo Plan de Desarrollo. Todas las familias afectadas, tanto de la parte alta, como de la parte baja, sin importar el número que sea, van a ser reinstaladas. Para eso en la mañana de hoy convocamos a una reunión con constructores, ya todos aceptaron, ellos van a tener abiertos sus proyectos para reubicar familias de acuerdo a lo grande que sea la obra”, sostuvo Nemocón.

Por último, el Alcalde Nemocón habló de la idea de construir un puente sobre el Humedal Tierra Blanca, para facilitar el desplazamiento de las personas que habitan en los sectores cercanos al Humedal:

“Un tema que también tocamos con el Señor Gobernador la semana pasada, fue la construcción de un puente a la altura de Ducales, que pase por Arizona y llegue a Compartir. Seguramente va a ser construido en Guadua, pero lo que buscamos es que la gente no siga pasando por la superficie del Humedal, llenándolo cada vez de más basura, este tiene que ser un tema posterior al dragado que se debe realizar”, concluyó.

En las horas de la tarde se reunió el Clopad en pleno para ratificar las medidas anunciadas por el alcalde y la administración municipal repartió más de 70 mercados a las personas damnificadas por la inundación de las comunas uno y tres.