En Colombia, la violencia intrafamiliar es un fenómeno que va en aumento y que afecta en mayor proporción a mujeres, niñas y niños. De acuerdo con cifras del Centro de Estudios y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (CEACSC) de la Secretaria Distrital de Gobierno, la mujer es la mayor receptora de la violencia física en las parejas en el 87,9% de los casos, y en el 84%, es víctima de violencia sexual.


En promedio, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses realiza seis dictámenes de mujeres por lesiones con un objeto contundente en el hogar o espacio público.

En vista de estos desalentadores indicadores, las secretarías Distrital de Gobierno y de Planeación se han empeñado en buscar estrategias para reducirlos y, a la vez, proteger la vida de las mujeres, sus hijas e hijos, y la restitución y garantía para ejercer sus derechos.

Una de las estrategias son las Casas de Refugio para mujeres víctimas de la violencia intrafamiliar, la primera de ellas se inauguró hoy y se espera que antes de finalizar la administración del alcalde Samuel Moreno Rojas se hayan entregado tres más.

“Este es un espacio para mujeres que han sido víctimas de violencia recurrentemente en el hogar, que han acudido a la Comisaría de Familia a denunciar y allí les dictaron medida de protección”, explicó la secretaria de Gobierno, Clara López Obregón.

Agregó que las Casas Refugio son una medida de protección, que el gobierno distrital les brinda a las mujeres de manera inmediata, para poner fin a la violencia o la agresión.

Cabe aclarar que las mujeres acogidas en la Casa Refugio no son habitantes de calle, ni consumidoras de sustancias psicoactivas o alcohol, tampoco pueden tener ningún tipo de discapacidad, ni ejercer la prostitución o estar en situación de desplazamiento.

Allí, las personas pueden permanecer por un máximo de cuatro meses, periodo en el que pueden acceder a los servicios que proporcionan trabajadoras sociales, psicólogas, nutricionistas, psicopedagogas y abogadas.