De acuerdo a lo pactado en el acuerdo conciliatorio entre el Invías y el representante de legal de la Unión Temporal II Centenario, Carlos Collins, en dos meses se vence el plazo para entregar las obras del Túnel La Línea, pero aún hay incertidumbre por la fecha de su terminación.


Luego del recorrido por las obras, el vocero de la veeduría ciudadana, Uriel Orjuela, confirmó las advertencias hechas sobre la imposibilidad de terminación de las obras para el 30 de noviembre, fecha en que finaliza el contrato.

El atraso representa mínimo un año más para la entrega del proyecto. Dicho término coincide con el informe presentado por la interventoría del contrato.

La veeduría ciudadana exigió al Invias decisiones firmes para la terminación de las obras. “Les pido a todos, lo estoy haciendo en representación de las veedurías, a todos, especialmente al Invías, al interventor y al contratista, que nos digamos la verdad, porque cada que hablamos del túnel de La Línea, en cualquier escenario es un tema de interés nacional y es un tema donde nos reclaman a nosotros que demos una respuesta de cuándo se va poder terminar la obra”, puntualizó Orjuela.

La reacción se dio durante la mesa de seguimiento, dónde se encontraba el director de Invías, Carlos García, y la Contralora Delegada para la Participación Ciudadana, Floralba Padrón.

Orjuela aclaró que, a criterio de la veeduría, el plazo solicitado por el contratista de tres meses de ampliación para la finalización del contrato (es decir hasta febrero de 2017), no es real, ya que, concluir la obra implica terminarla completamente (en el caso de los túneles es revestirlos, colocar los pavimentos y dejar el túnel listo realmente para que el contratista de los equipos electromecánicos pueda iniciar).

Expresó su preocupación respecto de otra posible prórroga en tiempo al contrato, debido a los costos que genera para el país no contar con este proyecto terminado y en marcha.

El interventor del proyecto, Enrique Dávila, consideró que las obras estarían finalizadas en el mes de julio de 2017, debido a que se requiere realizar observaciones y pruebas, lo que implicaría un tiempo adicional, más que el solicitado por el contratista.

Carlos Collins, reiteró que sus atrasos en la ejecución de la obra se deben a la falta de recursos, que debía entregarle puntualmente el Invías y agregó que el acuerdo pactado eran pagos mensuales e insistió en la prorroga de tres meses.

El director del Invías, Carlos García, manifestó que el contrato está vigente hasta el 30 de noviembre, cuando se espera un avance cercano al 89 %, con lo que quedaría pendiente un poco más del 11 %. y le aclaró al contratista que a la fecha solo se deben 500 millones de pesos, correspondientes a los meses de agosto, septiembre y octubre.

Agregó que hará una revisión de lo expuesto por la interventoría, por las veedurías ciudadanas y por el contratista, para tomar la decisión que mejor le convenga al país.

Fuente: ElColombiano.com