Sin duda el fin de semana después de la Navidad fue el más congestionado del año por la cantidad de vehículos que salió  de Bogotá y en su paso por Soacha generó toda clase de traumatismos. Los residentes de la ciudad dicen que de nuevo son los que pagan los platos rotos y las autoridades aseguran que fue la fecha en que más vehículos salieron de la capital.

Desde el viernes 27 de noviembre  se presentaron represamientos enormes por la Autopista Sur, pero las autoridades aseguran que fue el sábado en la mañana cuando más vehículos salieron, situación que originó un trancón gigantesco en el corredor nacional. “Yo vengo de Villa Mayor y  llevo 2 horas y 45 minutos hasta aquí (Altico)”, dijo Esteban Acevedo, viajero de la capital.

Pero la molestia mayor fue para los habitantes de Soacha, quienes de nuevo vieron que los cruces de la Autopista fueron cerrados, dividiendo la ciudad en dos. “Es un atropello grande con los que vivimos en Soacha, una falta de respeto y un abuso porque cierran los cruces y nos dejan prácticamente  encarcelados”, sostuvo Yurani Castillo, residente en comuna seis.

El secretario de movilidad de Soacha, Carlos Giraldo, aseguró que fue necesario cerrar algunos cruces por la cantidad de vehículos represados sobre la Autopista.

“Desafortunadamente parece que se hubieran puesto de acuerdo el viernes en la tarde y especialmente el sábado en la mañana porque salieron unos 150 mil vehículos,  lo que generó muchos traumatismos. Hubo un momento del sábado y por ratos del domingo en donde fue necesario darle regulación a todos los pasos semaforizados para no hacer un contraflujo saliendo, nos tocó cerrar la mayoría de los cruces y solo se dejaron abiertos los pactados: Ducales, Compartir y Tropezón, aunque este último se debió cerrar en tiempos de 15 y 20 minutos con el fin de evacuar porque el efecto de los viajeros es buscar vías alternas- que no existen- debido a que está cerrado el cruce por el Ricaurte y el occidental pegado al río”, aseguró Giraldo.

El secretario sostuvo que es necesario evacuar la Autopista porque muchos viajeros buscan vías internas, lo que  origina un traumatismo enorme dentro de la ciudad.  “La gente intenta meterse por vías alternas pero no tienen mayor alternativa que la séptima y la novena con el fin de salir a 3M; eso causó muchos traumatismos, por eso tocó  darle prioridad a la Autopista con el fin de evacuar todo ese mundo de gente que estaba represada”.

El funcionario aseguró que el sábado en la mañana hubo personas que demoraron tres horas entre el Apogeo y la entrada a Compartir, por eso tocó entrar a evacuar la mayor cantidad de vehículos posible.

Finalmente, Giraldo sostuvo que   mañana martes será de nuevo un día crítico porque muchas personas van a salir a pasar el Año Nuevo a otros lugares.

“Lo que tenemos dispuesto con la Policía y el apoyo que nos enviaron del departamento, es tratar de facilitar esa salida. No es un tema fácil porque hay unos picos horarios donde pareciera que todos se pusieran de acuerdo para salir, y eso dificulta. Nos toca tener un poco de paciencia, y se espera que el regreso en Reyes sea muy difícil, unos 250 mil vehículos entrando los dos días, pero está todo dispuesto, aunque no va ser un tema fácil”, finalizó