Luego de varios años de espera, de amenazas de protesta, trámites y procesos legales finalmente la Gobernación de Cundinamarca comenzó trabajos de recuperación del tramo comprendido entre el cruce de la variante y el Club el Bosque, más conocido como Novillero.


Son seis kilómetros de carretera que serán sometidos a completa restauración a manos del Instituto de Infraestructura y Concesiones del departamento, trabajo de 7 meses en el cual invertirán mil 700 millones de pesos.

La obra comenzó a ser gestionada en el 2.012 por los alcaldes de las tres poblaciones mencionadas, provocando anuncios del mandatario seccional, Álvaro Cruz Vargas, quién acudió al lugar en noviembre de ese año con el ánimo de evaluar las verdaderas necesidades en esa materia. Sin embargo el comienzo de los trabajos fue retardado pese a las presiones de los mandatarios de esas localidades y la misma población, hasta el punto de que en abril del 2.013 los habitantes del sector amenazaron con adelantar paros y protestas a fin de presionar la ejecución de lo prometido.

La ejecución del proyecto es una necesidad urgente de los habitantes, debido al potencial turístico de la zona, y a la importancia del tramo en los procesos de movilización de la producción rural desde Silvania y Tibacuy a los mercados de Fusagasugá y el centro del país.

Con el inicio de los trabajos los mandatarias de los municipios adelantan gestiones dirigidas a lograr que la totalidad de la carretera sea recuperada durante los próximos dos años.

Fuente: Noticiasdiadia.com