Deisy Hortúa, directora del Instituto Campestre del municipio de Sibaté, habló del objetivo que tiene la institución con los niños y adolescentes de Cundinamarca. Dijo que es un trabajo conjunto que se realiza con la familia de los menores.


Esta institución funciona mediante un convenio de colaboración y beneficencia por parte de Cundinamarca y los terciarios capuchinos; la población beneficiada son niños y adolescentes que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad, allí profesionales de diferentes áreas fortalecen el desarrollo personal, emocional y educativo con el fin de hacer una reinserción a sus hogares.

“No es un internado de castigo como alguno creen, aquí lo que se espera es que ese derecho vulnerado se recupere y se haga un trabajo conjunto con la familia para hacer una reinserción a su casa, este proceso no puede durar más de dos años. Además se debe hacer todo un trabajo de acompañamiento y seguimiento”, dijo la directora del instituto.

Finalmente, hizo un llamado a la comunidad en general a que se unan a esta causa social para poder seguir brindándoles un mejor futuro a los niños y familias que conforman el Instituto Campestre de Sibaté.

Redacción: Tara Rodríguez