500 familias del barrio Pablo Neruda resultaron afectadas por la inundación que se registró ayer en las horas de la tarde. La quebrada que pasa por el sector se desbordó y arrasó con lo que encontró a su paso.


María Isabel Villamíl es cabeza de familia y vive en el sector desde hace cinco años. Su vivienda estuvo dentro de las afectadas y por cosas del invierno lo perdió todo. “Perdí absolutamente todo, mi cama, mi ropa, la sala, el televisor, los tapetes…todo lo perdí y ahora no tengo ni que ponerme”, dijo doña María.

El desbordamiento de la quebrada se produjo a eso de las cuatro de la tarde luego de un fuerte aguacero que cayó en la zona. “Aquí en el barrio todos fuimos víctimas de esta ola invernal que desafortunadamente acabó con neveras, televisores, lavadoras, camas, bueno… todo lo que teníamos”, explicó Gladys Villarraga.

Los afectados piden ayuda, especialmente ropa, camas y alimentos.